En tiempos prehistóricos, cuando predominaban los enormes dinosaurios también había criaturas con fascinantes estrategias de adaptarse al entorno hostil. Un número de insectos extinguidos unidos bajo el apodo ‘hormigas del infierno’ (‘hell ants’) incluye también una especie encontrada en ámbar extraído en Birmania, que tiene en su cabeza un cuerno reforzado por metales, que ha sorprendido a los científicos.

Esta especie de hormigas llamada ‘Linguamyrmex vladi’ supuestamente usaba sus impresionantes mandíbulas para capturar y pinchar su presa, según indican en su estudio los científicos del Instituto Tecnológico de Nueva Jersey, liderados por el doctor Phillip Barden. El citado ejemplar quedó atrapado en ámbar hace 99 millones de años y tiene una mandíbula parecida a unas tijeras, que topa con una especie de cuerno en forma de remo. Según el estudio, esta última parte de la cabeza del insecto estaba reforzada para evitar que se dañara al cerrarse la mandíbula.

En los últimos 20 años los científicos identificaron 6 especímenes extinguidos de las ‘hormigas del infierno’, todos encontrados en ámbar procedente de Birmania, Francia y Canadá. Todos destacan por las espeluznantes características de sus mandíbulas y estrategias de alimentación, que difieren de las hormigas actuales. Según Barden, habrían habitado áreas extensas del planeta por al menos 20 millones de años, durante el Período Cretáceo, que se inició hace 145 millones de años y terminó hace 66,4 millones de años.

/psg