La propuesta del consejero regional, Manuel Millones, de retomar la discusión sobre establecer en Viña del Mar, Región de Valparaíso, un barrio rojo con el fin de controlar el comercio sexual de sus principales calles, no ha tenido un buen recibimiento por parte de las autoridades de la Ciudad Jardín.

La alcaldesa Virginia Reginato fue la primera en alzar la voz. A juicio de la autoridad comunal, la construcción de un barrio rojo no está considerado por el municipio, argumentando que serían “innegables los enormes efectos negativos que provocaría en los sectores aledaños, cualquiera sea su ubicación”, y que el comercio sexual callejero “es un tema sanitario y policial que las instituciones correspondientes deben abordar de acuerdo a la ley”.

A ello se suma la postura de los concejales Víctor Andaur, Macarena Urenda y Jaime Varas, quienes, si bien reconocen la problemática que afecta a la ciudad, cuestionan lo prioritario del tema.
Así lo planteó Andaur: “La situación del ejercicio del comercio sexual está, tiene demandas, es una cuestión real y objetiva”. Sin embargo “me parece extraño que se abra esta discusión justo ahora, cuando la ciudad tiene una serie de otros problemas mucho más serios, graves y urgentes”, añadió.

“La verdad es que no tengo claro si un barrio rojo nos soluciona un gran problema, creo que hay otros temas que son más relevantes en la ciudad, como el comercio ambulante o la cantidad de tomas que tenemos”, agregó la también concejal, Macarena Urenda.

Mientras que para su par, Jaime Varas, “esta situación no está dentro de los grandes temas. La solución debe pasar por una mayor fiscalización, acompañado de un empadronamiento de quienes ejercen el comercio sexual callejero”.

Aún así, el impulsor de la idea, Manuel Millones, insiste en que el comercio sexual es un tema urgente, en especial para el sector de población Vergara (en la foto).

“Puede no ser prioridad para algunos concejales, pero sí lo es para los vecinos que todos los días son afectados y nadie los escucha”, indicó. Y agregó que lo que busca su idea “es erradicar la prostitución del centro de la ciudad, que en estos momentos está desatada”.

/gap