Las próximas elecciones parlamentarias marcarán varios hitos, como ser las primeras sin el sistema binominal que imperó por casi tres décadas y, en especial, porque se presentará la histórica cantidad de 2.583 candidatos a senadores y diputados.

Y como todos los candidatos necesitan darse a conocer o transmitir sus ideas y proyectos políticos a la ciudadanía -en un contexto de restricciones presupuestarias-, aparecer en los medios de comunicación se convierte en una necesidad estratégica y existencial.

Es precisamente eso lo que han conseguido varios candidatos comunistas al protagonizar mediáticas polémicas que los mantienen en los primeros lugares de figuración.

La diputada Karol Cariola es vocera del candidato presidencial de la NM, Alejandro Guillier, lo que le permite tener cobertura casi continua; pero también ha tenido amplia presencia en los medios el diputado de Iquique, Hugo Gutiérrez, quien copó las noticias con sus acusaciones contra Sebastián Piñera y ahora con el proyecto de ley que apadrinó la Presidenta Michelle Bachelet sobre la comisión Valech.

A ellos se suma el candidato a senador por la Región de Atacama, Lautaro Carmona, envuelto hace semanas en una polémica porque logró desbancar de esa región a José Miguel Insulza tras el respaldo del PS nacional.

Los tres parlamentarios, Cariola, Gutiérrez y Carmona, incrementaron ostensiblemente el número de apariciones en la prensa nacional y regional, pero no pasó lo mismo con sus correligionarios Daniel Núñez y Camila Vallejo, quienes disminuyeron su presencia mediática ya que no estuvieron envueltos en polémicas de esa magnitud.

Cariola, la “chica comunista” vocera de Guillier

No es casual que su vocera sea una chica comunista”, dijo la candidata presidencial de la DC, Carolina Goic,  sobre Cariola, acusando que la campaña de Guillier se izquierdizó. El término generó polémica y le permitió a la diputada tener amplia cobertura y generar solidaridad.

Pese a que el presidente de su partido, Guillermo Teillier, calificó la afirmación de Goic de “irrespetuosa, tendenciosa y excluyente”, la aludida se lo tomó con humor y dijo que “claro que no es usual que una joven mujer comunista sea vocera de una campaña presidencial”, por lo que estaba orgullosa de ser la primera en lograrlo.

A raíz de la conmemoración del 11 de septiembre, la diputada de Recoleta generó otra polémica al pedir que se saque la estatua del almirante José Toribio Merino del Museo Naval de Valparaíso por haber sido “protagonista de la dictadura militar”.

En los cuestionamientos en que estuvo el senador Guillier por asesorías copiadas de internet, Cariola le pidió “tomar medidas porque evidentemente tiene que practicar con el ejemplo”.

Ser vocera de Guillier le ha traído dividendos mediáticos a la “chica comunista”. Desde enero, Cariola tiene más de 345 apariciones en medios de prensa nacionales y regionales, según la biblioteca del Congreso Nacional, cifra que durante el mismo período de 2016 fue de 244.

Hugo Gutiérrez, el “querellador”

Las querellas contra rivales políticos parecen ser unas de las principales armas políticas de Hugo Gutiérrez, quien buscará ser reelecto por el distrito de Iquique. De hecho, en los últimos dos años ha presentado querellas contra 12 figuras públicas que no son de su agrado.

El que más sufrió dicha estrategia fue el senador Fulvio Rossi, pero este año su blanco predilecto fue el ex Presidente Sebastián Piñera, contra quien se querelló por Exalmar. Sin embargo, las tres instancias judiciales establecieron que el Mandatario no tenía ningún vínculo y Gutiérrez fue condenado a pagar las costas.

Tras ese fallido intento, la Presidenta Bachelet le dio un importante impulso mediático a su reelección, cuando el pasado 11 de septiembre anunció que le pondría “discusión inmediata” a un proyecto del diputado que busca terminar con el secreto de los testimonios de la comisión Valech. Lo que llevó a Gutiérrez a estar nuevamente en casi todos los medios e, incluso, acusó al ex Presidente Ricardo Lagos de “faltar a la verdad, porque el secreto es con posterioridad al testimonio de las víctimas, cuando se presentaron a declarar no había secreto ni nadie declaró pensando que su declaración sería reservada”.

Ambos temas, Exalmar y la comisión Valech, le han permitido al diputado comunista incrementar en más de 100 sus apariciones mediáticas, ya que pasó de 187 publicaciones entre enero y el 13 de septiembre de 2016 a 296 durante el mismo período de este año.

La publicitada “telenovela” de Carmona en Copiapó

El Partido Comunista quiere volver a tener un senador por primera vez en más cuatro décadas, y para ello escogió al diputado Lautaro Carmona e hizo un pacto con el Partido Socialista para que no tuviera  competencia.

Esa decisión llevó a que  José Miguel Insulza, quien estaba haciendo campaña en la región, aceptara a regañadientes irse de candidato a Arica, dejándole la pista despejada a Carmona.

Sin embargo, surgió otro contratiempo cuando el PS regional decidió apoyar a la candidata de la DC, Yasna Provoste, pero el PS nacional aplastó la rebelión y proclamó a Lautaro Carmona como su candidato.

“No se justifican apoyos a candidatos que forman parte de listas parlamentarias que apoyan a otras opciones presidenciales”, fue el argumento esgrimido para calmar los ánimos con sus socios dentro del oficialismo.

Dicha polémica también ha ayudado a la cobertura noticiosa de Carmona, ya que pasó de 147 publicaciones el año pasado a 175 actualmente.

Otros parlamentarios comunistas que también van a la reelección pero que no han tenido polémicas importantes o no están vinculados a candidaturas presidenciales, como Daniel Núñez y Camila Vallejo, redujeron su nivel de exposición de 141 noticias el año pasado a 121 este año, y de 517 a 475, respectivamente.

/gap