El portero nacional Raúl Olivares fue la gran figura en el triunfo de Jorge Wilstermann por 3-0 sobre River Plate, por la ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores

En la primera mitad el guión fue el previsible. Jorge Wilstermann salió a atacar, aprovechando el despiste que suele sacudir a los equipos que visitan el Félix Capriles. Por ello, no pararon de sucederse ocasiones de los locales en los primeros minutos de juego. En los primeros cuatro minutos ya podíamos contabilizar cuatro jugadas de peligro de Jorge Wilstermann, hasta que llegó el gol.

En un saque de esquina, Zenteno remataba dentro del área con una maniobra acrobática para hacer el primer tanto del partido. Así, los de Roberto Mosquera ya tenían lo que querían: un gol al que agarrarse para poder esperar replegados a un River Plate agobiado por la altura y exigido por el gol encajado. Algo muy usual en los partidos de Jorge Wilstermann: en todos excepto uno de los encuentros disputados en casa se ha adelantado en el marcador.

A partir de ahí River Plate trataría de deshacer el entramado defensivo de un equipo boliviano que se defiende como nadie en su feudo. El ‘Pity’ Martínez era la única via que tenían los de Gallardo de generar peligro en un River Plate en el que se volvió a evidenciar la falta de gol: Scocco y, sobre todo, Santos Borré estuvieron negados de cara a puerta. El colombiano mostró un nivel por debajo de lo esperado, también a nivel de concentración, pues eran constantes sus intervenciones en posición de fuera de juego.

En la reanudación, cuando parecía que el equipo argentino podía competirlo, llegaría el segundo gol de Jorge Wilstermann. En el minuto 51, con un buen centro del ‘Pochi’ Chávez, Gilbert Álvarez, el delantero boliviano, remataría de cabeza el balón al fondo de la red de Germán Lux. Un mazazo tremendo para un equipo argentino que salía del vestuario con la cabeza en poder conseguir un gol para reengancharse al partido.

Pese a que el ‘Muñeco’ Gallardo trató de cambiar la tendencia desde el banquillo, apenas cambiaron las cosas sobre el terreno de juego según pasaban los minutos. Los de Roberto Mosquera se encerraban y salían rápido ante un River asfixiado por la altura y condenado por la planificación del partido del técnico peruano.

Scocco tuvo una clara ocasión después de un balón peinado por Nacho Fernández, pero con la portería vacía mandó la pelota a las nubes. A raíz del minuto 70, la estrategia del equipo argentino versó en probar a Olivares desde lejos. Nacho Fernández obligó al portero chileno a que realizará una estirada para desviar un disparo desde fuera del área, al igual que el ‘Pity’ Martínez unos minutos después, pero sin resultado. También tuvo sus chances el equipo boliviano, que salía rápido cuando se hacía con la pelota en terreno propio. 

Cuando mejor estaba sobre el campo River Plate, cuando el equipo millonario parecía encerrar a Jorge Wilstermann en su área, llegó el tercer y definitivo gol.Un gran contragolpe de los bolivianos lo finiquitó con un disparo violentísimo Christian Machado desde fuera del área. Imposible para Lux. 3-0 y muchas cosas que resolver en la vuelta para los de Gallardo.

Con este resultado, River Plate está obligado a hacer un partido prácticamente perfecto si no quiere ser víctima de la revelación de la Copa Libertadores. La vuelta se disputará la semana que viene en el Monumental de Buenos Aires.