Terminan las Fiestas Patrias y llegan los interminables “tacos” que acompañan  el regreso a casa y son postales frecuentes en las principales calles de la ciudad. Y aunque muchos conductores miran resignados por la ventana o escuchan música, hay algunos que aprovechan esos momentos para realizar tareas que no alcanzan a hacer en la casa o en la oficina, o simplemente dejan aflorar las conductas más insólitas, como si nadie los estuviera viendo.

El psicólogo Juan Pablo Toro, coordinador del Programa de Estudios Psicosociales del Trabajo de la Universidad Diego Portales, recomienda buscar la forma de darle un sentido a ese tiempo que las personas utilizan para trasladarse de un lugar a otro, realizando alguna actividad que gratifique.

“Las personas que van en la locomoción colectiva, por ejemplo, pueden tener la posibilidad de leer, escuchar música o sus programas de radio preferido, con el objetivo de sentir que usan el tiempo de manera positiva, con los fines que cada uno estime”, dice el profesional, quien apunta que “siempre se puede hacer algo para no sentir que es tiempo perdido”.

/gap