El arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, lideró el último Te Deum ecuménico bajo la administración de la Presidenta Michelle Bachelet, reiterando su rechazo hacia el proyecto de aborto en tres causales.

Ezzati remarcó la importancia del “derecho a la vida humana”, la cual -según sostuvo- “no puede ser sometida a dominio por parte de otra persona”.

Las palabras de la autoridad aluden directamente a la reciente promulgación de la Ley que permite el aborto en tres causales, instancia que es “respetada” por la Iglesia.

“Respetuosos de la legislación, nuestra opción por la vida se traduce en redoblar los esfuerzos en acompañar a las mujeres que viven complicaciones con su embarazo”, sostuvo el representante católico, añadiendo que “la Iglesia ofrece manos y extiende brazos a quienes den a luz y a quienes decidan por el aborto”.

Complementó que cuando “se pierde la sensibilidad personal y social para acoger una nueva vida, también se marchitan otras formas de acogida provechosas”, por lo que el objetivo central de la institución “seguirá siendo el evangelio de la viday prestar solidaridad para que esta sea siempre promovida”.

Además, se refirió al proceso eleccionario que se avecina en el país, calificándolo como una oportunidad para que “ciudadanos y ciudadanas que desean contribuir mundo de la política, cultura, ciencias, artes puedan hacer de Chile un hogar para todos“.

/gap