La Justicia de Argentina recibiría hoy un informe pericial elaborado por Gendarmería que, según adelantó la prensa transandina, asegura que el fiscal Alberto Nisman fue golpeado, drogado y asesinado por dos personas en su departamento de Buenos Aires.

El diario argentino La Nación reveló que los expertos estudiaron distintas pruebas, como la falta de pólvora en las manos y la ketamina hallada en el cuerpo de Nisman, que no fue detectada en la autopsia realizada poco después de su muerte, en enero de 2015. Se conoció además que los expertos realizaron una recreación del baño, lugar donde el fiscal fue encontrado sin vida.

El informe sostendrá también la participación de dos personas en el homicidio de Nisman, una que lo sujetó y otra que realizó el disparo que mató al fiscal. Además, asegura que el cuerpo de Alberto Nisman fue cambiado de posición tras ser baleado, con el afán de simular un suicidio.

Según los peritos, Nisman fue obligado a arrodillarse al borde de la tina de baño, donde finalmente fue ejecutado. Prueba de ello sería la ubicación de las manchas de sangre encontradas en el lugar.

Así, la conclusión de Gendarmería determinó que Nisman fue víctima de homicidio el 18 de enero de 2015, un día antes de comparecer al Congreso argentino para explicar su denuncia de que la entonces Presidenta Cristina Kirchner habría encubierto a presuntos terroristas iraníes responsables por el atentado a la AMIA en 1994.

El informe fue solicitado en enero pasado por el fiscal Eduardo Taiano para llegar a una “única conclusión, clara y precisa, con certeza científica” sobre la muerte de Nisman. Y su conclusión se contrapone con las de otros dos estudios oficiales que ya forman parte del expediente y han sido fuertemente cuestionados. Uno de ellos, elaborado por una junta médica de 13 expertos del Cuerpo Médico Forense, concluyó que no se trataba de un homicidio. Y el otro es un informe criminalístico oficial realizado por cuatro expertos de la Policía Federal que determinó que se había tratado de un suicidio.

A través de un comunicado, la Corte Suprema dijo que “no ha realizado actividad pericial alguna” con relación a los hechos que rodean la muerte de Nisman.

La ex Presidenta Cristina Kirchner calificó el nuevo informe como “ una inmensa bomba de humo para ocultar el caso de Santiago Maldonado. Porque la pregunta que se le va a seguir haciendo a la Gendarmería y al gobierno es dónde está Santiago Maldonado”.

El jefe de gabinete de Mauricio Macri, Marcos Peña, pidió ser “súper prudentes” respecto a la investigación de la muerte de Nisman”. Aseguró que hay que esperar que la Justicia “pueda dictaminar y que termine de confirmar lo que es hoy la línea de investigación”.

/gap