Ayer comenzó a distribuirse a todas las delegaciones con representación ante las Naciones Unidas la nota diplomática que ayer redactó Chile para responder a los dichos que el Presidente de Bolivia, Evo Morales, realizó sobre su demanda marítima y el caso del Río Silala ante la Asamblea General del organismo el pasado lunes.

En esa ocasión, el líder boliviano sostuvo que “tenemos confianza en las decisiones de la Corte y en un proceso de diálogo y negociación que, a diferencia de la invasión del pasado, contribuirá a superar diferencias para potenciar nuestra complementariedad, al acceso libre y soberano al Océano Pacífico y el buen uso de los recursos naturales compartidos”.

Asimismo, recordó que “en 2013, Bolivia acudió ante la Corte Internacional de Justicia en busca de una solución pacífica a la centenaria demanda que mantenemos pendiente con Chile y que nos permita el ejercicio de nuestro derecho a un acceso soberano al Pacífico, buscando una solución que sería tanto de los antecedentes históricos y jurídicos como de la vocación de entendimiento entre pueblos, vecinos y hermanos a través de una negociación de buena fe oportuna y efectiva”

Al respecto, la misiva firmada por el embajador de la misión permanente de nuestro país ante el organismo intencional, Cristian Barros, señala que “mi delegación debe rechazar las afirmaciones jurídicas infundadas y los comentarios históricos erróneos que ha emitido el Presidente Morales”.

“Chile y Bolivia están obligados por el Tratado de Paz y Amistad de 1904, válidamente celebrado. Desde su conclusión, ha sido el fundamento de una relación pacífica y estable por más de un siglo, no existe ni ha existido amenaza alguna a La Paz entre ambos países”, añade la nota.

Asimismo, indica que “el tratado sirve de base definitiva a una relación bilateral donde Bolivia obtiene prestaciones y beneficios permanentes que han sido escrupulosamente cumplidos por Chile (…) No existe un derecho de acceso soberano al mar de Bolivia desde ningún punto de vista, ni en los hechos ni en el derecho”.

“Resulta improcedente en consecuencia que el Presidente Evo Morales recurra a este foro multilateral que no tiene competencia en la materia para plantear supuestas aspiraciones carentes de todo fundamento, máxime si ha sido Bolivia quien las ha judicializado ante la Corte Internacional de Justicia”, recalca el texto.

En cuanto a los comentarios de Morales sobre el caso del Río Silala, Chile aseguró que “Bolivia ahora señala sorprendentemente que no deben provocarse conflictos sobre su origen o propiedad, sino que el uso del agua debe allanar el camino de la colaboración y de los acuerdos. Deseo llamar la atención sobre el cambio radical de posición de Bolivia”.
/gap