El veto migratorio se amplía. Expirada la vigencia de la primera y polémica orden, el presidente Donald Trump la reemplazó anoche con un texto de carácter indefinido, que suma nuevos países y ofrece una mayor complejidad en las restricciones. El mayor impacto lo sufrirán los ciudadanos de Irán, Libia, Siria, Yemen, Somalia, Chad y Corea del Norte que en su mayoría verán prohibida la entrada a Estados Unidos, mientras que en el caso de Venezuela el veto recaerá en funcionarios gubernamentales, aunque el resto se verá sometido a mayor escrutinio. “Como presidente de Estados Unidos tengo que proteger la seguridad y los intereses de Estados Unidos y su pueblo”, proclamó Trump.

La nueva orden entrará en vigor el próximo 18 de octubre. A diferencia de la anterior, deja fuera a Sudán e incorpora a Chad, Corea del Norte y Venezuela. Salir de la lista dependerá, según la Administración Trump, de la mejora de los “problemas detectados”. La revisiones se harán cada 100 días.

/gap