El ministro de Defensa, José Antonio Gómez, defendió a los miembros de las Fuerzas Armadas, en medio de la polémica que surgió a raíz de una carta enviada a El Mercurio de parte de ex comandantes donde criticaban a la justicia por su actuar respecto a casos sobre violaciones a los Derechos Humanos.

En entrevista con La Tercera, explicó que “hay que hacer la distinción. Lo que ellos opinaron fue como civiles, no oficiales actuales. Es un error político y estratégico decir que ellos reflejan la palabra de las instituciones”,

“Tenemos que reconocer de una vez por todas que, reconociendo la responsabilidad institucional de las FF.AA. en las violaciones a los derechos humanos, que los actuales mandos, los actuales miembros, el más antiguo tenía 13 años en 1973. Si yo sigo culpando a las actuales FF.AA. de los delitos y crímenes cometidos por los antiguos militares, nunca voy a romper el nexo, y eso hace que alguna parte de los militares actuales sientan que están siendo atacados”, añadió.

Consultado por las palabras del comandante en jefe del Ejército, Humberto Oviedo, quien aseguró que el Ejército no tiene más información respecto a casos de lesa humanidad, Gómez lo ratificó: “Es imposible que haya documentación oculta en las Fuerzas Armadas, tendría que haber un silencio que llegara hasta el más alto mando de la institución. Hemos hecho todo lo posible en esta época para ayudar, no podría decir qué pasó años atrás”.
/gap