El primer fin de semana de marzo, el Partido Comunista realizará un masivo homenaje a Gladys Marín, con motivo del doceavo aniversario de su muerte. La histórica dirigenta del PC es también el emblema de su campaña de refichaje, y por lo mismo en la colectividad apuestan a aprovechar la oportunidad para captar a un importante número de adherentes.

Adicionalmente, le pedirán a cada nuevo militante convencer a dos personas más de inscribirse en la colectividad. “Desde mi mirada, a la democracia en Chile siempre le hará falta que exista el PC legalizado. Estamos aplicándonos, trabajando mucho, haciendo una gran campaña”, comentó el secretario general de la tienda, Lautaro Carmona.

El problema es que la tarea, sin embargo, está resultando considerablemente más compleja de lo presupuestado por la mayoría de los partidos tradicionales y por los comunistas. Si bien cada colectividad debe lograr cerca de 18.000 militantes a nivel nacional -entre refichados y nuevos inscritos-, el desafío para mantener su estatus jurídico implica lograr metas desagregadas de militantes en cada región en las que quieran competir en la próxima elección parlamentaria.

Y están muy lejos de conseguirlo.

/La Tercera

/gap