“No hemos declarado la guerra a Corea del Norte, y francamente, sugerir eso es absurdo”, dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en una conferencia de prensa. “Nunca es apropiado que un país dispare contra las aeronaves de otro país cuando se encuentran sobre aguas internacionales”, agregó.

Una portavoz del Departamento de Estado, Katina Adams, agregó en declaraciones a Efe que “ningún país tiene derecho a disparar sobre las aeronaves o barcos de otro país en espacio aéreo internacional o aguas internacionales”.

Las portavoces reaccionaron así a las declaraciones del ministro norcoreano de Exteriores, Ri Yong-ho, quien hoy señaló desde Nueva York que su Gobierno se reserva “el derecho a derribar bombarderos estratégicos estadounidenses aunque no estén dentro del espacio aéreo” de Corea del Norte.

/gap