Un sujeto de 20 años de edad, acusado de abusar sexualmente de una menor de solo siete, fue detenido en Arica y conducido hasta la justicia con evidencia reunida por la Policía de Investigaciones.
El individuo, tío en segundo grado de la víctima, habría cometido el delito cuando se encontraba al cuidado de la menor y la madre de niña se hallaba en su trabajo.Otro pariente de la pequeña sorprendió al imputado en forma flagrante, lo que permitió a la Fiscalía derivar el caso a detectives de la Brigada Investigadora de Delitos Sexuales y Menores (Brisexme) de la PDI.
El comisario de la PDI, Hugo Mandiola, señaló que “este testigo presencial aporta antecedentes relevantes para poder darle coherencia y veracidad al testimonio de la víctima en el tiempo”.
El individuo, por su parentesco, contaba con la confianza de la madre de la menor.
El imputado no reconoció su participación en los hechos, no obstante, los Detectives recopilaron evidencia científica que permitió su conducción ante el Juzgado de Garantía de la ciudad y la respectiva formalización de cargos de la Fiscalía.
“El agresor se acogió a su derecho a guardar silencio, sin embargo, en el sitio del suceso, además de las pruebas testimoniales, se lograron obtener pruebas biológicas que darían cuenta, previo peritaje bioquímico, de su participación en esta agresión”, indicó el comisario Mandiola.
El individuo fue enviado a prisión preventiva en el marco de una investigación de cien días del persecutor.El oficial de la PDI explicó que en casos como éste, un objetivo primordial es evitar que el menor afectado sufra revictimización, como consecuencia de la repetición de su testimonio. Para ello, se privilegia una entrevista única a cargo de profesionales de la Unidad de Víctimas y Testigos del Ministerio Público.
/gap