Desde el bloque de la Nueva Mayoría que lo respalda, admiten que en el logo de campaña de los partidos ni siquiera se le preguntó su opinión. El arcoíris busca rescatar la Concertación a pesar de la independencia del candidato.

Aunque se modificaron los cuadros de trabajo y las estrategias al interior del comando del candidato presidencial Alejandro Guillier y se estructuraron viajes para hacer trabajo en terreno, que es una de sus debilidades, uno de los factores que estaría perjudicando las posibilidades del parlamentario, es su insistencia de mantenerse, bajo la mirada pública, en su calidad de independiente políticamente, a pesar de ser apoyado por el PS, PPD, PR y el PC.

Así lo reconocen fuentes de la Nueva Mayoría, las que señalan que “no hay caso, se haga lo que sea, él tiene fija su postura de mostrarse independiente, tratando de dejar de lado a los partidos, con esos mismos con los que pretende instalarse en La Moneda y suceder a la Presidenta Michelle Bachelet. Esa decisión personal de Guillier nos tiene complicados, porque tenemos que trabajar como bloque, unidos para superar al candidato, Sebastián Piñera”.

Hay que recordar que antes de la realización de las primarias, donde Alejandro Guillier no pudo competir, porque la candidata de la Democracia Cristiana, la senadora Carolina Goic no estuvo dispuesta a someterse a ese proceso democrático –aunque ella hable de la democracia como un valor que respeta y promueve-, ya se escuchaban voces de críticas a la campaña del parlamentario.

Una de ellas, puntualmente, se dio, en el marco de una reunión del Partido por la Democracia (PPD), a la que asistió la directiva del partido y los diputados y senadores del sector, donde se admitió una frase que aún sigue vigente y que no han logrado revertir: “Guillier sigue siendo muy desconfiado de nosotros para gestionar contenidos. A eso se suma que él carece de mística y, eso, no se consigue con meses de campaña, se tiene o no se tiene”.

¿Le gusta el arcoíris de la Concertación? Un incierto

A tal punto llega la distancia del candidato, Alejandro Guillier con los partidos que lo respaldan es que los sectores decidieron, sin ni siquiera preguntarle a su abanderado, si estaba de acuerdo o no, que en su logo de campaña figure el arcoíris, imagen tan característica de la Concertación, tras el retorno de la democracia y que, le guste o no, lo aproxima a la ex Concertación, hoy, Nueva Mayoría.

Sobre este tema puntual, fuentes de la Nueva Mayoría sostienen al respecto, que “muchos estuvimos cuando discutimos el logo, porque somos la continuidad de la Concertación y somos la continuidad de la Nueva Mayoría. Fue una decisión de los partidos, si a él le parece o no, es su problema”.

Agregan que “Guillier y sus más cercanos no entienden que su fortaleza no es ser independiente, sino el ser creíble y confiable. No sé si está de acuerdo, porque lo decidimos los partidos políticos que integramos el pacto. Insisto, no tengo idea si él estuvo de acuerdo o no, porque fue una idea que discutimos entre nosotros, no le preguntamos y si alguien le preguntó, no sé qué dijo, porque si no hubiera estado de acuerdo nos habrían dicho ¡Oye, Guillier no está de acuerdo! Y nadie nos dijo eso”.

Uno, frente a estos antecedentes, se pregunta, ¿será que, forzada y obligadamente, el candidato, Alejandro Guillier se está convenciendo de que, al menos, tener en su logo de campaña la imagen del arcoíris de la vieja Concertación es algo que, quizás, le pueda ayudar a conseguir votos, al menos, de quienes son parte y militan en los partidos de la Nueva Mayoría? Al interior del bloque que lo respalda, responden a esta pregunta lo siguiente: “Si nosotros, unos más, otros menos, estamos contentos de lo que fue la Concertación. Este país es distinto después que nosotros lo hemos gobernado, con todos los problemas que hay, pero es un país distinto, le hemos dado progreso a Chile. (Alejandro) Guillier ha reconocido los logros de la Concertación y los logros en particular de Michelle Bachelet.”.

Por Daisy Castillo Triviños para ellibero.cl

/psg