Poco más de 50 días restan para las próximas elecciones y el camino de algunos para lograr un escaño en el Congreso se torna un poco complicado, y entre ellos hay casos icónicos: una serie de dirigentes históricos de la política local. Sumado a eso, el sistema que debutará en estos sufragios, conocido como proporcional, genera más competencia porque los candidatos deben enfrentarse a sus propios compañeros de pacto y, si bien aumenta el número de cupos, también se multiplica la cantidad de aspirantes. También este mecanismo promueve la institucionalidad, incentivando a que el elector vote por las listas y pactos, y si bien un independiente tiene más posibilidades de ganar en comparación con el binominal, la idea es la representación partidaria.

Valparaíso y Atacama

Entre esas figuras esta la senadora Isabel Allende quien decidió dejar atrás Atacama -región que ahora representa- y apostar por Valparaíso. Sin embargo, en medio de la carrera parlamentaria se desató una conflicto entre el Partido Socialista y Comunista. El segundo determinó restarle su apoyo luego de que la directiva regional del PS anunciara que no respaldará la candidatura de Lautaro Carmona (PC) sino que la de Yasna Provoste (DC) en Atacama. Allende enfrenta un escenario complejo: hay un universo de 1.538.532 electores, cinco los escaños disponibles y 30 postulantes, entre los que están varios simbólicos de la Nueva Mayoría, como Ricardo Lagos Weber (PPD), Marco Antonio Núñez (PPD), Ignacio Walker (DC), Aldo Cornejo (DC) y Nelson Ávila.

A consecuencia de la competencia, otra que peligra en la misma región es la senadora Lily Pérez. La presidenta de Amplitud es la más fuerte en sus compañeros de lista, pero necesita superar junto con ellos a los representantes de Chile Vamos, entre los que se encuentran dos cartas fuertes Francisco Chahuán (RN), Andrea Molina (UDI), quienes aparecen como cartas prácticamente seguras. Ella tiene una responsabilidad adicional, la nueva Ley de partidos exige que para mantenerse como tal deben conseguir el 0,3% de los votos emitidos o ganar al menos tres parlamentarios y ella es la apuesta más importante de la tienda para llegar al Senado. Asimismo Lautaro Carmona tiene una mochila importante sobre sus hombros. Si él gana, se convertirá en el primer senador comunista desde el retorno a la democracia, pero no cuenta con el apoyo regional de sus socios socialistas.

El caso de Insulza

En la Región de Arica y Parinacota – donde 185.062 personas están habilitadas para votar-se generó una situación particular. José Miguel Insulza quería ser el candidato de Atacama y había asegurado que si no era ahí, no sería abanderado por ninguna parte. Sin embargo, a pocas horas de que se cerrara el plazo de inscripción ante el Servel, el Partido Socialista lo anunció como el postulante de Arica. Pero él fue el primer afectado con la decisión del PC de restarle el apoyo a los socialistas a consecuencia del actuar de la directiva regional. Por lo tanto no cuenta con ese respaldo, lo que podría generar cierta ventaja al popular candidato del PPD, el ex alcalde Salvador Urrutia. Eso sí, el PS apostó por llevarlo en Arica debido a que sus encuestas internas demostraba que es mucho más competitivo en esa región que en Atacama.

La disputa de la DC

La competencia también es dura en la Región del Maule. Son 27 candidatos, para cinco escaños y 849.287 votantes. Entre los aspirantes aparecen varias figuras de la política nacional como el diputado Jorge Tarud (PPD), el senador Juan Antonio Coloma (UDI), el timonel socialista Álvaro Elizalde y los ex candidatos presidenciales Alfredo Sfeir (ind-ex Ecologista Verde) y Andrés Velasco (Ciudadanos). Entre ellos también está el actual presidente del Senado, Andrés Zaldívar (DC), quien de ganar terminaría su periodo con 90 años. Eso sí su compañera de lista es la ex ministra Ximena Rincón y debido al nuevo sistema que debutará en noviembre, es muy difícil que los dos logren triunfar.

/gap