La multinacional Coca-Cola, en conjunto con sus embotelladoras chilenas, Andina y Embonor, anunció un cambio sustancial en la fórmula de dos de sus más famosos productos, Fanta y Sprite, que reducirán hasta en un 60% su contenido de azúcar, lo que les permitirá no portar sellos de “Alto en” en sus envases.

De acuerdo a la multinacional, Fanta y Sprite reducirán en un 60% y 50%, respectivamente, el azúcar de sus recetas originales, manteniendo sus reconocidos sabores a naranja y limón.

Con esta medida, el 65% de su portafolio de productos está compuesto por oferta de baja y sin calorías.

“Está en nuestro ADN la necesidad de liderar los cambios en la industria y de adaptar permanentemente nuestra oferta a los gustos y necesidades de los mercados en que estamos presentes. Es por ello que en esta nueva etapa de nuestra estrategia, hacemos un esfuerzo inédito con dos de nuestras marcas más valiosas”, destacó el gerente general de Coca-Cola Chile, Daniel Vercelli, en un encuentro con periodistas.

/gap