Con la discusión sobre el atropello de los derechos humanos en la dictadura de Pinochet, corrupción, delincuencia, conflicto en La Araucanía, la Asamblea Constituyente y el crecimiento económico, además de la confianza cierta de imponerse en la primera vuelta de la elección presidencial y referencias de apoyo a la huelga de hambre de los comuneros mapuches por parte de los candidatos, se desarrolló esta noche el debate organizado por la Asociación Nacional de la Prensa (ANP).

En el salón plenario del Congreso Nacional se congregaron los ocho abanderados presidenciales, los que manifestaron sus propuesta en caso de llegar a La Moneda.

Así, en el debate participaron los candidatos Carolina Goic (Democracia Cristiana), Sebastián Piñera (Chile Vamos), Alejandro Guillier (PR, PS, PC, PPD, MAS e IC), Beatriz Sánchez (Frente Amplio), Marco Enríquez-Ominami (PRO), Alejandro Navarro (Partido País), Eduardo Artés (Unión Patriótica) y José Antonio Kast (independiente).

Una de los puntos que marcó el foro fue la respuesta de Sebastián Piñera respecto a una referencia suya sobre  los “cómplices pasivos” de la dictadura de Pinochet. Aclaró que se refirió a que “en Chile se ha querido imponer que los únicos responsables de los DD.HH. fueron los militares y eso no es verdad”. Agregó que esa responsabilidad también recayó en la Corte Suprema, por no investigar los atropellos a los derechos humanos; los medios de prensa que se quedaron con la versión oficial y aquellos civiles que prefirieron callar. Sobre el tema, agregó que “haber participado en el gobierno militar no significa ningún pecado”.

Luego, al ser requerido por las denuncias sobre el uso de boletas falsas, Piñera manifestó que “he recibido múltiples ataques, no sólo en la campaña de 2009 sino que también ahora, lo que he enfrentado con la verdad y colaborando con la justicia. Debo decir que ninguno de esos casos tiene relación con nuestra campaña.

Por su parte, Alejandro Guillier, además de afirmar que se impondrá en la primera vuelta, dijo que mantenía su postura de apoyar una asamblea constituyente. Sí precisó que ella debe impulsar un Estado unitario pero descentralizado: “Queremos una Constitución que consagre los derechos de los pueblos originarios;plena oportunidad de igualdades a hombres y mujeres; una sociedad más inclusiva y que parte de la riqueza que generen los territorios queden en las regiones”.

Cuando se le indicó si la  AC sería parecida a la que rige en Venezuela, Guillier respondió que tenía “una franca divergencia con esa asamblea constituyente. Chile es capaz de mostrarle un camino propio al mundo”.

Sobre el conflicto en La Araucanía,  José Antonio Kast, quien es partidario de una intervención militar, expresó que “no estoy deslegitimando a Carabineros ni a la PDI. Lo que no quiero, como seis de lo que están acá, es negociar con los terroristas”.

En tanto, la abanderada DC, Carolina Goic, al ser requerida si apoyaría a Guillier en caso de no acceder a la segunda vuelta, dijo que “no puedo anticiparme a lo que pueda ocurrir o hacer política ficción. Más si estamos con la convicción de que pasaremos con éxito la primera vuelta, porque soy la mejor candidata para articular a la centro izquierda”.

El tema delincuencia también se tomó buen parte del debate. Por ello cuando a la candidata del Frente Amplio, Beatriz Sánchez se le señaló que en su programa presentado al Servel sólo había un párrafo sobre esta materia, dijo que ese fue sólo un “esqueleto” del programa que presentará en octubre, no sin antes expresar su solidaridad con los comuneros mapuches en huelga de hambre. “La seguridad de los chilenos no son cifras, son rostros. Hay que preocuparse de atender a las víctimas de la delincuencia y profesionalizar a las policías”, indicó.

Por su parte, Marco Enríquez-Ominami, abanderado del PRO, quien al hablar del caso “Quemados” interpeló a Piñera por llevar en su lista parlamentaria a la candidata UDI, Loreto Letelier, quien tildó a Carmen Gloria Quintana y Rodrigo Rojas de “terroristas”. En este sentido, Piñera no respaldó los dichos de Letelier y dijo que en un estado de derecho prima lo que falla la justicia.

El senador Alejandro Navarro se refirió a su apoyo al gobierno venezolano de Nicolás Maduro, pese a la crisis que hoy enfrenta el país. “Que los venezolanos resuelvan sus propios problemas, que no haya intervencionismo, que no haya injerencionismo”, dijo y pidió “a Chile y a la Presidenta Bachelet a que contribuyamos a que Venezuela salga de su crisis”.

El postulante de Unión Patriótica, Eduardo Artés, luego de enviar un mensaje de apoyo a los mapuches, afirmó que el principal objetivo de su candidatura se centra en “la necesidad de refundar Chile. Y ese paso se logrará a través de una asamblea constituyente, porque seguimos gobernados por un bando militar que ni siquiera alcanza para Constitución”.

/gap