Fue una de las imágenes más impactantes de las primeras horas del inicio de la crisis social. Ese 19 de octubre, la estación de Metro San Pablo fue consumida prácticamente en un 100% por las llamas, en un incendio que generó una investigación penal. Según estimaciones de la empresa estatal, los daños provocados esos días en la Línea 1 alcanzaron los $ 20.528.540.500. Durante esa jornada, en total, fueron atacadas 77 terminales del Metro.

Por el siniestro en la estación San Pablo, el 10 de enero fueron formalizados Daniel Bustos Trabo (hoy en prisión preventiva) y Ariel Cifuentes Tapia (con arresto domiciliario). En esta causa, el fiscal Centro Norte José Morales está realizando una serie de diligencias para acreditar la participación de ambos formalizados y al menos de otras cuatro personas en los hechos.

En el marco de estas pesquisas, Morales pidió a Facebook en febrero pasado la información de diez cuentas de esta red social y de Instagram. En específico, requirió los datos de los suscriptores de las cuentas, el IP de creación, el IP de acceso del usuario entre el 18 y 22 de octubre e IP de última conexión. La solicitud la hizo luego de que la PDI detectara varios videos en que se ve a Cifuentes y otros imputados menores de edad, que aún no han sido formalizados, realizando destrozos a la entrada de la Línea 5 de la estación.

Otra pieza relevante de la investigación es la declaración que el 5 de junio entregó como testigo el comandante del Cuerpo de Bomberos de Quinta Normal, José Marín. “Una vez terminada la emergencia, no fue muy difícil determinar el punto focal por las marcas que dejó el fuego. Era claro que había empezado en una bodega que estaba al costado del ingreso del sector oriente”, dijo.

Más allá de estas diligencias, según la investigación, ya hay antecedentes que acreditarían la eventual participación de Bustos en la quema de San Pablo. De hecho, un día antes de enfrentar a los tribunales, el joven reconoció haber quemado la estación. Sin embargo, explicó que no fue su intención provocar el incendio.

Morales, por otro lado, busca sustentar la participación de Bustos en una serie de declaraciones. Una de ellas es la de Ricardo Avilés, quien trabaja en las inmediaciones del Metro.

“El 26 de noviembre en la tarde recibí por WhatsApp el mensaje de una trabajadora, Daniela Bahamondes, indicándome que un tal Tabito había sido uno de los que quemaron el Metro, que había tirado unos peluches con bencina. A este tal Tabito lo conozco, ya que realiza trabajos esporádicos en el sector y hace unos meses se acercó a mi oficina para consultar acerca de la disponibilidad para instalar un local de peluquería en el centro comercial, llenando una ficha de inscripción bajo el nombre Daniel Bustos”. Ricardo Avilés

A esta declaración se suma la de Daniela Bahamondes. La mujer indicó que a principios de noviembre, “Tabito” le dijo que él fue el que inició el siniestro. Según relató, Bustos le indicó que “tiré una bolsa con peluches con acelerante al techo. Todos piensan que fueron los pacos pero fui yo”. Ella señaló que le preguntó si alguien lo vio y que él le respondió “al hijo del tuerto lo entrevistaron, pero le dije que si contaba algo le quemaríamos el local”.

“La pena que enfrenta Daniel Bustos va de 10 años y un día a cadena perpetua. Otro sujeto -cuya identidad se está investigando- deja una bolsa con peluches impregnados con un acelerante de alta potencia en las afueras de la estación, momentos después, coordinado con el anterior llega Bustos, toma la bolsa le prende fuego y la arroja al interior de la estación. En pocos minutos se incendian las dependencias. Las diligencias a Facebook y otras diligencias intrusivas son imprescindibles para establecer quiénes actuaron con Bustos”, dijo el abogado querellante Samuel Donoso.

En tanto, el representante de Bustos, Ramón Sepúlveda, señaló que “las diligencias tienen la lógica de encontrar a quienes participaron en el incendio, ya que naturalmente mi representado no pudo generar un siniestro de la magnitud que afectó a la estación. Estas mismas diligencias se despacharon respecto de mi representado, allanando su domicilio y periciando sus dispositivos móviles, no entregando ningún resultado en cuanto a posibles coordinaciones que él hubiera realizado o elementos que acrediten su participación en estos hechos”.

/psg