Un partido caliente se vivió en el estadio Santa Laura entre el líder Unión Española y Universidad de Chile. Aunque el encuentro decepcionó por el empate sin goles, sí tuvo muchos duelos personales y de hecho los hispanos aguantaron el resultado con un jugador menos todo el segundo tiempo.

La U tuvo un inicio prometedor pero apenas le duró 10 minutos, tiempo que le tomó al equipo de Palermo asentarse en la mojada cancha en Independencia. De hecho la más clara en la primera etapa fue un potente remate de Aránguiz que desvió de gran forma Herrera.

De ahí en más el control fue total para los locales, que dominaron el mediocampo con el buen trabajo de Gallucci y Aránguiz, además del apoyo de Sosa por izquierda, la banda preferida por la Unión.

Al otro lado el ataque azul pareció muy confundido con Monzón totalmente desacomodado como puntero izquierdo, quedando muy aislado Pinilla en el centro del área. Además la cancha rápida causó demasiados problemas a la salida del equipo, donde muchas veces los zagueros exigieron peligrosamente a Herrera para que la reventara.

El complemento estuvo marcado por el ingreso de Pizarro y Arancibia en la U y la expulsión de Carlos Muñoz cuando se cumplía apenas el primer minuto, por una grosera falta a Pizarro.

El delantetro de Unión Española le entró duro al volante de la U al comienzo del segundo tiempo. El líder jugó de ahí en más con uno menos.

Pero la U no aprovechó de la mejor manera esa ventaja. Lógicamente se abrió un poco más la cancha pero no tuvieron demasiado ímpetu para imponer la superioridad númerica. De hecho, a los 50′ casi abre la cuenta Unión con un cabezazo de Ramiro González, pero otra vez Herrera estuvo brillante.

Los últimos 15 minutos fueron de ida y vuelta y el local se comenzó a quedar sin energías, lo cual casi fue aprovechado por los azules, pero Pinilla desperdició dos cabezazos solo en inmejorable posición, y el el poste también ayudó a Sánchez ante un remate trabado de Díaz a los 76′.

/gap