Como si se tratase de una versión tecnológica de los medievales cinturones de castidad, la firma de lencería japonesa Ravijour ha lanzado al mercado el primer sujetador inteligente, capaz de evitar posibles abusos a sus portadoras, ya que solo se abre en caso de que esta sienta amor verdadero.

Al menos eso es lo que aseguran los creadores de esta prenda, a la que han bautizado como «True Love Tester». Según cuenta Héctor García en su blog «Kirai», el sujetador es controlado a través de una aplicación instalada en el teléfono móvil de la mujer que lo luce, que monitoriza su ritmo cardíaco gracias a los sensores con conexión Bluetooth instalados en la pieza de lencería.

Si la aplicación detecta que la frecuencia cardiaca de la mujer ha alcanzado un estado de excitación suficiente, desbloqueará el broche del sujetador, por lo que el acompañante de la portadora podrá abrirlo sin ningún problema. Si, en cambio, no ha logrado conquistarla, la prenda será imposible de retirar.

El vídeo que muestra el funcionamiento de este sujetador inteligente, que aún no se encuentra a la venta, explica si la prenda posee algún sistema de seguridad que permita a la mujer librarse de ella en caso de no encontrar a ningún candidato que despierte su libido. Sin duda, una nueva dificultad más que sumar a la habitual torpeza de algunos humanos para liberar los complicados cierres que suelen incorporar estas prendas de lencería femenina.

/gap