Días atrás, durante el viaje de regreso de Egipto, el papa Francisco habló con los periodistas en el avión y se refirió a la crisis venezolana. En esa suerte de conferencia de prensa afirmó que estaba dispuesto a mediar entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición, siempre y cuando se acuerden “condiciones muy claras”. En esa declaración, el Pontífice declaró que uno de los problemas para su acción pacificadora “son las divisiones dentro de la oposición venezolana”. Esa reflexión suscitó la respuesta de la Mesa de Unidad Democrática y el enojo de algunos miembros de la iglesia venezolana como el padre José Palmar.

Este cura, que lleva lleva 27 años como párroco de Nuestra Señora de Guadalupe en Maracaibo, está indignado con la declaración de Francisco. “Yo la califico como de alto desconocimiento de la realidad en Venezuela”, sentenció en diálogo con Infobae.

Padre José Palmar

Padre José Palmar

Lograr hablar con este “cura pobre”, como él mismo se define, no fue fácil. Ni él ni su parroquia tienen teléfono. La propia Arquidiócesis de Maracaibo tiene que contactarse con familiares para ubicarlo. Infobae llegó a él a través de un vecino que, con mucha voluntad, caminó hasta la iglesia para hacer contacto. Luego, Rosa -otra colaboradora de la parroquia- se ofreció a ir a buscarlo y darle su propio celular para facilitar la conversación.

Lamento mucho que el Papa haya emitido una opinión sobre la oposición venezolana, porque no conoce la realidad. Aquí hay dos elementos: la oposición política y la oposición ciudadana… que somos los que hemos puesto los muertos, los que hemos puesto los presos, los que hemos puesto el pecho a las bombas, somos los hombres y mujeres que enfrentamos a los esbirros y violentos del chavismo y a los cuerpos represivos en cualquier avenida y calle de Venezuela”, dice emocionado.

Para él, es lamentable “el mutismo de Francisco sobre la realidad totalitaria, dictatorial y violenta del régimen de Nicolás Maduro”.

Que el Papa hablara de “división de la oposición” fue un golpe para el cura: “Se atrevió a decirlo porque carece de elementos”.

Según dijo, sintió la “inestima” con la que el Pontífice trató a los venezolanos. “No nos dio nada que nos levante, no nos dio una motivación que nos levante el alma o la esperanza. Estamos en tiempos de Pascua, y lo que nos dijo fue como si le hubiera dicho a Lázaro, que estaba muerto en la cueva: ‘Mira, no vas a resucitar, te vas a quedar allí, podrido en una cueva'”, sentencia.

Cuando Infobae le preguntó que hubiera esperado de Francisco, Palmar exigió una interpelación a Nicolás Maduro. “No le dijo nada al régimen, no se expresó sobre el estado de hambruna, muerte y miseria. Habló de nuestra división… ¿Y del otro lado qué?, allí están unidos para hacer daño, para hacer añicos nuestro país”.

Palmar esperaba la “denuncia profética” de Francisco. Porque, según reconoció, un “regaño” a la oposición no hubiese sido un problema si también dedicaba una palabras contra el régimen de Maduro, “que está inmerso en el narcotráfico y el terrorismo”. Y agregó enojado: “No dijo nada de ello, nada”.

/gap