El machi Celestino Córdova, condenado a 18 años de cárcel por el ataque en que murió el matrimonio formado por Werner Luchsinger y Vivianne Mackay en enero de 2013 en La Araucanía, amenazó con iniciar una huelga de hambre si es que no se le permite acudir a su comunidad para participar en una ceremonia para “renovar su salud y espiritualidad”.

El mensaje del reo por el caso Luchsinger fue dada a conocer por su vocero, Jimmy Marilao, quien expresó que hace cuatro años Córdova viene solicitando a Gendarmería que se le permita acudir a su comunidad para estar con su rehue y concretar la ceremonia.Según declaró el vocero “por la condición de machi que posee Córdova, cada año debe dirigirse hasta su comunidad para realizar esta ceremonia que sirve para reafirmar y renovar su salud y espiritualidad, pero desde que está preso, jamás se le ha autorizado”.

Jimmy Marilao advirtió que si Celestino Córdova no acude a su lof, “podría sufrir un grave deterioro a su salud, que lo podría incluso llevar a la muerte”.

/gap