Desde las 18.33 del pasado 21 de mayo, una incesante actividad sísmica se ha observado en la zona de la temida falla de San Ramón, que nace en el Cajón del Maipo y abarca gran parte de la Región Metropolitana sur oriente.

Según el Centro Sismológico Nacional, esa tarde del pasado jueves, la magnitud del sismo fue 4,8 y se localizó 14 Kms al Suroeste de Santiago.

Otro movimiento telúrico que provocó alarma en la población se registró el sábado a las 09.15 de la mañana. Según el Centro Sismológico Nacional la magnitud del sismo fue 5,3 y se localizó 35 Kms al Sureste de Farellones.

Recordemos que el viernes 22 de mayo se cumplieron 60 años del destructivo terremoto de 1960, que afectó a gran parte del país, teniendo como epicentro a Valdivia y la Región de Los Lagos, donde alcanzó la máxima magnitud hasta ahora registrada por un terremoto en todo el planeta: sobre 9 grados

ACTIVIDAD EN LA ONEMI, PESE A LA PANDEMIA

Dos bases de monitoreo y seguimiento de actividad sísmica instalará la Onemi en las localidades de Los Maitenes y Las Vizcachas, para robustecer el estudio de la Falla de San Ramón informó esa institución.

A las cuatro bases ya existentes en Santa Martina (al norte de Santiago), Cerro Calan (oriente de Santiago), Pirque (Sur de la ciudad) y San Alfonso (Cajón del Maipo), se sumarán las que se activarán Los Maitenes  (Cajón del Maipo) y las Vizcachas en Puente Alto.

Junto a estas nuevas bases, Onemi anuncia que habrá un sismógrafo en los terrenos del Centro nacional de Energía Nuclear, ubicado en la comuna de La Reina. Este dispositivo estará a 100 metros de profundidad, a fin de contar con datos precisos sobre la actividad de las capas tectónicas.

El Centro nacional de Energía Nuclear data de 1967 y en su construcción se extremaron las medidas antisísmicas.

Cada estación cuenta con sismógrafos de banda ancha y acelerómetros. El primero mide la velocidad del suelo y el segundo la aceleración de este. Están enterrados a dos o tres metros de profundidad , en lugares poco ruidosos y seguros.

/gap