Quedan menos de cuatro meses para que el Papa Francisco aterrice en Chile. Por eso, las autoridades de Iquique y Temuco, las dos ciudades que visitará el Pontífice, además de Santiago, trabajan intensamente en los preparativos y la coordinación logística detrás del evento, para el cual se espera que lleguen 400 mil fieles, en el caso de Tarapacá, y más de 800 mil en la zona de La Araucanía.

Transporte, agua potable, baños, infraestructura y alojamiento son parte de los desafíos que tienen que coordinar las comisiones encargadas de la visita en cada región, para enfrentar la masiva llegada de feligreses, a lo que además se suma el normal aumento de turistas en la temporada alta de verano.

En Temuco, ciudad que el Papa visitará el 17 de enero, el lugar elegido para el evento masivo es el Aeródromo de Maquehue. El gobernador de Cautín, Ricardo Chancerel, señaló que trabajan con dos comisiones: “Una enfocada en turismo y espacios, y otra para seguridad. Oficialmente, ya está establecido que se utilizarán 700 metros de la pista del aeródromo y 60 hectáreas del recinto. Además, con el Ejército y la Fach se analiza instalar un puente mecano que cruce el río Cautín, para así tener dos accesos a la explanada. Queremos poner esa otra vía de acceso, para que el flujo de visitantes sea ágil y pueda venir directo desde la ciudad”, explicó.

También indicó que, eventualmente, se restringirá el acceso de vehículos particulares al actual camino del aeródromo, que nace de la Ruta 5, por lo que solo se permitirá el paso de peatones. “La idea es evitar atochamientos; por eso, probablemente contemos con buses de acercamiento, sobre todo para personas de la tercera edad”, adelantó Chancerel.

Otros nudos críticos que se están analizando son el alojamiento (podría habilitarse en la isla Cautín una gran zona de camping) y aspectos sanitarios, como baños químicos y suministro de agua. También se gestionarán servicios de salud, por si ocurre alguna emergencia.

En relación con los pasos fronterizos, el gobierno regional ya trabaja con la PDI y Aduanas, pues en esa época la zona lacustre de la IX Región está colapsada con visitantes foráneos.

Rumbo al desierto

Iquique, en tanto, es el último lugar que visitará el Papa en el país, el 18 de enero. El seremi de Obras Públicas de Tarapacá, Eugenio Hidalgo, indicó que se está trabajando en la accesibilidad a la región y al lugar del encuentro masivo: playa Lobito.

“Tenemos que definir áreas de estacionamientos, al menos dos, cómo serán los accesos y la implementación de vías de servicios, e incluso se ha pensado en la posibilidad de que la misma ruta A-1 sea empleada en un tramo solo para el tránsito peatonal. Y ante esa posibilidad debemos habilitar vías alternativas de desplazamiento desde y hacia el aeropuerto”, explicó la autoridad. Añadió que ya se está trabajando para coordinar con la concesionaria del terminal aéreo. “Hay muchos factores que ver, servicios higiénicos, distribución de agua y otros. Estamos trabajando ahora en el layout general y de ahí iremos a los detalles, pero vamos avanzando rápidamente”, aseguró el seremi. Además, los trabajos de mejoramiento de la pista de aterrizaje estarán concluidos a principios de enero.

También se le ha puesto especial atención a los pasos fronterizos. “Hemos estado trabajando en la necesidad de que los pasos fronterizos, puntualmente Colchane, funcionen las 24 horas durante ese período, por el flujo de visitantes que arribará a la región, lo que requiere coordinaciones con Aduanas, el SAG y la PDI”, se destacó en el gobierno regional.

Allí se informó que se trabaja en un plan general de contingencia.

/gap