La selección chilena ya está en Santiago. Esta mañana arribó a la capital con cabezas gachas, sin hablar y con evidentes muestras de frustración.

Todo esto a sólo horas del fracaso de quedar fuera del Mundial de Rusia 2018 luego de la caída 0-3 a manos de Brasil en Sao Paulo.

Alexis Sánchez encabezó la delegación nacional que apenas pisó terreno chileno se subió al bus que los trasladó hasta Juan Pinto Durán.

También apareció Juan Antonio Pizzi, quien ayer ya dijo que se descartaba para un próximo proceso.

Se espera que en el “búnker” sea el último adiós de los jugadores con el cuerpo técnico que encabeza el santafesino.

/gap