Las mayores concentraciones se celebraron en la noche en La Paz y en Santa Cruz y también hubo protestas en Cochabamba, Sucre, Potosí y Oruro.

Las manifestaciones coincidieron con la celebración de los 35 años de vida de la democracia boliviana, un proceso que comenzó el 10 de octubre de 1982 cuando asumió el presidente Hernán Siles Zuazo, tras un período largo de dictaduras que duró 18 años.

El expresidente de Bolivia Carlos Mesa (2003-2005) se presentó en el acto de La Paz como un “ciudadano común” y dijo que lo hacía para recordar a Morales y al Tribunal Constitucional (TC) “que no pueden burlar la soberanía del pueblo” porque ya se rechazó en 2016 la modificación de la Constitución para impedir la reelección.

Mesa dijo que “no puede ser” que los magistrados de ese tribunal, que estudian un recurso sobre la reelección, pasen por alto la consulta popular de febrero del año pasado, el referendo que aprobó la Constitución en 2009 y la Asamblea Constituyente de 2006.

Morales busca ahora un cuarto mandato para el período 2020-2025 y para eso su partido ha pedido al Constitucional que declare inaplicables varios artículos de la Constitución y anule otros de la Ley Electoral que impiden la nueva candidatura del mandatario.

El oficialismo ha pedido a ese tribunal pronunciarse sobre los derechos humanos y políticos del Morales para ser reelegido y del derecho del pueblo a volver a votar por él, al margen de lo que señala la Carta Magna que permite solo dos periodos consecutivos.

Morales pudo presentarse a los comicios de 2014 y ganó un tercer periodo hasta 2020 con el aval del TC, con el argumento de que Bolivia fue refundada en 2009 con la nueva Constitución.

El mandatario gobierna Bolivia desde 2006, inició un segundo período en 2010 y un tercero en 2015, pero considera que aún debe avanzar con su plan de reformas sociales y políticas por lo que está decidido a volverse a presentar como candidato en 2019.

La movilización en la plaza San Francisco en La Paz fue multitudinaria con grupos opositores y agrupaciones ciudadanas que portaban letreros con la palabra “No”, que a mismo tiempo gritaban “Bolivia dijo ‘No'” y “qué se vaya, que se vaya” sobre Morales.

Gran parte de los concurrentes pertenecía a la clase media de la ciudad, aunque también se distinguía entre los asistentes a algunos indígenas y sectores sociales críticos con el mandatario.

También acudieron el alcalde de La Paz, Luis Revilla, y el jefe de la opositora Unidad Nacional, Samuel Doria Medina.

En Santa Cruz, miles se reunieron en la plaza principal donde los dirigentes cívicos leyeron un manifiesto en defensa de la democracia que declara un “estado de movilización permanente” para evitar que el TC se pronuncie a favor del intento de reelección.

/gap