La reconocida revista inglesa The Economist publicó un artículo en su último número referido al populismo del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, e hizo un paralelo entre su manera de hacer política y la de varios líderes latinoamericanos. Entre ellos, mencionó al candidato presidencial del Partido Radical (PRSD), Alejandro Guillier.

“Un Peronista en el Potomac” se titula la editorial, en la cual se postula que nuestro país “no está inmune (al populismo): Alejandro Guillier, un ex conductor de televisión que hace alarde de un lazo especial con ‘la gente’, tiene una chance en las elecciones de noviembre”.

La publicación establece que el estilo político del magnate estadounidense resalta por la confrontación y la polarización que despierta. Además destaca el uso de un lenguaje agresivo y lo responsabiliza de basarse en los medios de comunicación como cimiento para conectarse con la gente. Sin embargo, todos estos rasgos los asocia a factores comúnes: “Provienen del manual de populismo nacionalista de Latinoamérica, que va desde el argentino Juan Perón al venezolano Hugo Chávez”.

Otras figuras sudamericanas que cita la columna a modo de ejemplos de populismo son el ex mandatario peruano, Alberto Fujimori, además de la ex jefa de Estado de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

El escrito advierte en cuanto al “riesgo” de que Trump “pueda volver a legitimar el nacionalismo populista justo cuando estaba disminuyendo al sur de la frontera”. Es ahí cuando aparece el nombre de Guillier.

Por último, The Economist propone como un “remedio” a este panorama que “América Latina busque otros socios. Aunque el interés por los lazos más profundos con Europa (tanto la Unión Europea como el Brexit de Gran Bretaña) está reviviendo, China es la principal esperanza”.

Además concluye que “la experiencia latinoamericana enseña que los populistas son fácilmente subestimados y pueden permanecer en el poder durante mucho tiempo. Pero no para siempre. Los regímenes populistas son a menudo corruptos y derrochadores, y por lo general no logran mejorar la situación de las personas”.

/24 horas

gap