El duelo con Brasil siempre fue asumido en la interna de la selección chilena como un partido que se puede perder. Es por eso que tanto el plantel como el cuerpo técnico, saben que la clasificación de perdió antes, especialmente en la fecha de septiembre ante Paraguay y Bolivia.

Si la Roja lograba un punto, o incluso no perdía por tantos goles ante Paraguay, la caída en Sao Paulo no hubiera sido tan dramática. Y en cómo llegó el equipo a esos cotejos, tras la Copa Confederaciones, aparece como el gran error de la Roja.

“Llegamos sin ritmo de competencia a esos partidos. Quizás debió ser de otra manera”, señaló Gary Medel, tratando de explicar cómo Chile perdió los seis puntos en esa doble jornada, resultado que a la postre terminaron por eliminar a la Selección de Rusia 2018.

“No supimos leer las señales y reaccionar a tiempo”, señaló un apesadumbrado Claudio Bravo, apuntando también a la escasa preparación con la que llegaron a esos pleitos en Santiago y La Paz.

Y es que la participación en la Copa Confederaciones retrasó toda la preparación de los jugadores, que a esos duelos recién habían vuelto de vacaciones y algunos sumaban apenas un par de entrenamientos con sus equipos.

Ahora, esas derrotas duelen en la Selección, porque saben que la clasificación se perdió en septiembre, en Chile y Bolivia, no en Brasil, cuando había que lograr un buen resultado ante quizás, el mejor combinado nacional del mundo.

/gap