Matías del Río y Cony Stipicic entrevistaron al abogado Miguel Soto Piñeiro, ex defensor de Francisco Solar, el sociólogo que estuvo involucrado en el Caso Bombas y que, tras ser absuelto por la justicia, fue condenado junto a su pareja Mónica Caballero en España por poner una bomba en la Basílica del Pilar de Zaragoza.

Pero el diálogo no fue sencillo. Al ser consultado por la preocupación que genera en algunas personas el regreso de ambos a Chile, luego que la justicia española decidiera expulsarlos del país tras cumplir parte de su condena, el abogado le bajó el perfil al tema advirtiendo que no hay razones para temer, pues no se logró determinar que hubiesen cometido algún delito en nuestro país.

A continuación, algunos pasajes de la entrevista.

Matías del Río (MDR): ¿Qué le parece a usted este temor que tienen algunos de que el señor Solar y la señora Caballero vuelvan a Chile y que no tengan deuda pendiente y que puedan caminar como usted y nosotros libremente por este país?

Miguel Soto Piñeiro (MSP): Bueno, eso es lo que dictamina el Estado de derecho. Una persona que ha sido juzgada y absuelta no tiene nada pendiente con la justicia, por ende puede caminar como cualquier ciudadanos con absoluta libertad.

MDR: Pero usted puede entender el temor de algunos ciudadanos que hacen una relación simple, aunque no ajustada a derecho, de que estas personas fueron investigadas, fueron liberadas, luego en otro país sí se les condenó por algo similar a lo que se les había acusado aquí (…) ¿Hay que tener ciertos resguardos? ¿Es prudente que se les haga seguimientos a estas personas, o sería inconstitucional?

MSP: Ellos no pueden ser objeto de ninguna medida coercitiva en Chile si no son culpables de ningún delito en Chile.

Cony Stipicic (CS): ¿Qué le generó a usted que estas dos personas que fueron absueltas en Chile, sí fueran condenadas por un delito equivalente en España?

MSP: No tengo antecedentes de cómo habrá sido el juicio en España ni qué pruebas existían, entonces no tengo ninguna opinión formada de lo que sucedió en España (…) La ciudadanía lo único que puede pensar es que en Chile ellos no son culpables de ningún delito, haya ocurrido lo que haya ocurrido en España.

MDR: Pero más allá de los límites, ellos son personas que ponen bombas, son tipos peligrosos.

MSP: Eso no lo sé.

MDR: ¡Pero si están condenados por la justicia española!

MSP: Bueno, en España puede que hayan determinado que pusieron una bomba, pero en Chile no.

MDR: Ya, pero eso rige para que no tengan facultades los tribunales chilenos por lo que pasó en España, pero ellos son personas que ponen bombas, son tipos peligrosos para la sociedad, lo hayan hecho donde lo hayan hecho. Yo entiendo el tecnicismo y usted se ampara en la ley…

MSP: Es que no puedo ampararme en ninguna otra cosa, porque no existe nada más, o sino todos seríamos sopechosos de algo.

CS: ¿Y se puede reabrir el caso?

MSP: No se puede reabrir la causa. No hay ninguna posibilidad de reabrir ese caso.

MDR: Usted dice que todos seríamos sospechosos. Pero usted, la Cony, yo y quienes nos escuchan no somos sospechosos de poner bombas porque no hemos puesto bombas en ninguna parte. Estos tipos no son sospechosos. Son responsables de poner bombas. Toca que no en Chile. Pero son tipos que ponen bombas.

MSP: No han puesto ninguna bomba en Chile

MDR: ¡Pero han puesto bombas en el planeta tierra! Y eso es lo que nos preocupa

MSP: Pero por qué le preocupa. La verdad es que no lo entiendo…

MDR: O sea es un temor injustificado…

MSP: Es que no puede ser sino injustificado en el momento en que no hay pruebas de un hecho concreto.