El Sentinel-5 Precursor, el satélite para el seguimiento de la contaminación construido por Airbus, ha sido lanzado con éxito a bordo de un Rockot desde el cosmódromo de Plesetsk en Rusia, a las 09:27 (GMT) de hoy.

El Sentinel-5 Precursor forma parte del programa global de seguimiento “Copernicus”, una iniciativa conjunta de la Unión Europea y la Agencia Espacial Europea.

Su objetivo es conseguir datos continuos y precisos de observación de la Tierra y ofrecer servicios para mejorar la gestión del medio ambiente, comprender y mitigar los efectos del cambio climático y garantizar la seguridad civil.

/gap