La opción de decretar libertad de acción a los militantes de la DC de cara a una eventual segunda vuelta presidencial en la que no compita la abanderada del partido, Carolina Goic, recrudeció las tensiones al interior de la colectividad.

Este sábado, la directiva del partido salió a cerrar directamente las puertas a la alternativa que han explorado algunos dirigentes y sectores de la tienda, como el ex timonel Gutenberg Martínez y el grupo Progresismo con Progreso, que integran la ex ministra de Educación Mariana Aylwin, Eduardo Aninat, Álvaro Clark y Pedro García, entre otros.

“Todo este debate es absolutamente estéril”, advirtió el primer vicepresidente de la DC, Matías Walker.

El dirigente enfatizó que cualquier definición que se tome respecto de la postura del partido frente a un eventual balotaje debe hacerse por los órganos regulares, como el consejo nacional o la junta nacional, y que este se va a dar en “un marco que ha planteado nuestra candidata y la junta nacional, que es la pertenencia a una coalición de centroizquierda”.

“Queremos liderar esa nueva coalición de centroizquierda con Carolina Goic y teniendo claro que la DC no va a votar por Piñera”, recalcó.

En tanto, el secretario nacional Gonzalo Duarte afirmó que si bien “todas las opiniones de la DC, en términos individuales, son muy respetables, no representan la voz oficial del partido”.

La propia abanderada del conglomerado abordó ayer la ofensiva de algunos sectores por una libertad de acción, que ha sido interpretada como una ventana para que militantes de la DC puedan votar en segunda vuelta por el candidato de Chile Vamos.

De hecho, ayer Piñera fue consultado al respecto y señaló que su proyecto está enfocado a todos quienes quieren un cambio para el país, y que “quienes quieran ponerlo nuevamente en la senda del crecimiento y el progreso, tienen un espacio en nuestro proyecto y los vamos a recibir con los brazos abiertos”.

Pese a la tensión, Goic intentó desdramatizar la controversia: “Hay posturas distintas, pero si esto no es un regimiento. No voy a hacer del centro de la discusión ese debate. La invitación hoy es a trabajar y a aprovechar estos 36 días de campaña que quedan”, dijo la senadora, que ayer visitó las comunas de Coronel y Lota.

Con más vehemencia reaccionaron dirigentes históricos de la colectividad, como el ex ministro del Interior Belisario Velasco, quien emplazó a quienes abogan por la libertad de acción a sincerar sus posiciones.

“Si no están de acuerdo con lo que ha acordado el partido, que somos una entidad de centroizquierda, tienen la puerta abierta para irse cuando quieran. Nadie obliga a nadie a permanecer en un partido. Si después del día 19 de noviembre se acuerda una decisión, esa decisión la respetan o que se vayan”, afirmó.

El diputado DC Gabriel Silber compartió la posición de Velasco y dijo que esta nueva alternativa representa “el término de la Democracia Cristiana como la conocemos”. El parlamentario también señaló que quienes aluden a la libertad de voto en segunda vuelta se ponen al margen de la institucionalidad.

Silber, junto a otros parlamentarios de la DC, es uno de los que propician iniciar desde ya los contactos con otras fuerzas oficialistas para acordar apoyos recíprocos de cara a un eventual balotaje, una postura que también es contraria a la definición de la directiva de no iniciar conversaciones hasta después del 19 de noviembre. “Tenemos que desplegar puentes y articulaciones políticas, buscando apoyos desde la centroizquierda hacia la DC. No hay tiempo que perder. Si empezamos después de la primera vuelta, vamos a llegar tarde”, insistió ayer Silber.

A su turno, el candidato de Fuerza de la Mayoría, Alejandro Guillier, también se refirió al dilema que enfrenta la DC. “Nosotros vamos a invitar a todos aquellos que se quieren sumar a un pacto de gobernabilidad, en torno a un programa común, y los que no quieran o prefieran otra opción están en su entera libertad”, afirmó.

/gap