A casi un mes de las elecciones presidenciales, el analista político de la Universidad Adolfo Ibáñez Cristóbal Bellolio analizó el actual escenario político chileno. Según su punto de vista, la Nueva Mayoría está desintegrada por la falta de líderes y de recambio generacional, por lo que Frente Amplio pasaría a ocupar en los próximos años un protagonismo fundamental en la izquierda chilena.

En cuanto a la centroderecha, el experto considera que tendrá un triunfo histórico, situación que los tiene tan ansiosos al punto de que el comando de Sebastián Piñera está haciendo un llamado a no votar por Kast en primera vuelta, ya que según el analista, el candidato independiente es una espina en el zapato para lograr ganar sin tener que ir al balotaje.

¿Qué opina de los resultados entregados por las últimas encuestas, cree que Sebastián Piñera está estancado?

Piñera va a sacar entre el 44% y 46% en primera vuelta que es lo que todo el mundo espera y las encuestas son consistentes con eso, no me parece que esté estancado.

¿Qué le parece esta especie de bajón que ha tenido Beatriz Sánchez?

Eso ha sido un poco más sorpresivo porque hubo un minuto en el cual parecía que estaba pillando a Guillier y ya no es el caso. Me recuerda un poco lo que pasó con Marco Enriquez Ominami el 2009 cuando en un momento estaba alcanzando a Frei, pero después se alejaron. Puede ser que haya existido un efecto inflacionario de la popularidad de Beatriz Sánchez un mes después de la primaria, o que la campaña de Guillier haya tomado más cuerpo cuando los partidos de la Nueva Mayoría se empezaron a desplegar en terreno y eso haya hecho recuperar el tiempo que perdió al no estar en las primarias.

Otro factor pueden ser los propios errores del Frente Amplio, como la teleserie entre Giorgio y Mayol por el distrito 10, o la polémica porque Beatriz Sánchez no quiere debatir con Melnick. Puede ser que errores no forzados e internos del Frente Amplio hayan hecho que su candidata haya perdido un poco de brillo. No es nada catastrófico, el Frente Amplio en otras circunstancias podría haber sacado 5 puntos y si saca 15 el día de mañana me parece un estupendo resultado, muy superior al que va a obtener la lista parlamentaria.

Rodrigo Echecopar (Frente Amplio) dijo que la única manera de sentarse a negociar con la Nueva Mayoría en la segunda vuelta es que apoye el fin de las AFP ¿Cree que es una medida de presión?

Hay dos maneras de leer eso. El Frente Amplio por un lado tiene una serie de convicciones programáticas y propuestas que son legítimamente distintas a las de la Nueva Mayoría que es muy ambigua respecto de esas cosas. Quizás Guillier también puede decir en una entrevista que él quiere tener mejores pensiones reformando el sistema, pero ahí empieza la letra chica, la AFP estatal o regular con una ley distinta a la que hay.

Para el Frente Amplio toda esa ambigüedad no corresponde, ellos prefieren decir altiro “sabemos con la chichita que nos estamos curando y con la Nueva Mayoría no vamos a caer en este juego”. Además al Frente Amplio no le conviene apoyar a Guillier porque para ellos es mejor que la Nueva Mayoría desaparezca o pierda influencia y poder en los años que vienen, y sea el Frente Amplio los que terminen siendo la gran oposición a Piñera, si ese es el plan, a mí me parece que es mejor no prestarle ropa a una Nueva Mayoría moribunda y no conectarle artificialmente el respirador al muerto.

Sabemos que la Concertación va a la baja en términos generacionales, se le fue la DC y después de Bachelet ya no quedan grandes líderes populares y con arrastre. Es lógico que al Frente Amplio se le abra el apetito y diga “nosotros que somos puros cabros de 30 ó 40 tengamos que ocupar el espacio de la izquierda en los próximos 20 años en Chile”, y para eso no sé si le conviene conectarle un respirador al bloque de Guillier.

¿Está de acuerdo con los dichos de Mariana Aylwin que dijo que la centroizquierda se está desintegrando y que lo más probable es que no se apoyen unos a otros?

Eso me parece que es descriptivamente correcto, siempre ha habido un riesgo de fragmentación en la izquierda, pero lo que era la Concertación parecía estar con un pegamento histórico que era el rechazo a Pinochet y que unía a la DC con el mundo más progresista. Eso parece que ya no es lo suficientemente fuerte, y ya no basta como argumento eterno para seguir justificando la unión.

Por otro lado hay toda una generación que no participó en la lucha contra Pinochet y su hito en política es el 2011. Esa centroizquierda está completamente desarraigada de la izquierda de la cual se refiere Mariana Aylwin. La pregunta es cuáles de todas las centroizquierdas que quedan es la que va a hacer la oposición central, la que la va a llevar en los próximos años. Yo tengo la impresión en que por una cuestión meramente generacional es el Frente Amplio la que en los próximos años va a tomar mayor protagonismo.

¿Qué opina de esta especie de disputa, donde el comando de Piñera hace un llamado a no votar por Kast en primera vuelta para no perder el voto?

Es un llamado bastante razonable. Si estás tan cerca y si mañana Piñera termina en 46 y Kast saca 5, es evidente que esos cinco son los culpables de que Piñera no gane en primera vuelta, aún así sería un éxito de proporciones históricas para la derecha y un golpe durísimo para la izquierda y para el proyecto bacheletista.

Entendiendo lo importante y lo cerca que están de conseguirlo, por supuesto que José Antonio Kast es una pulga en el oído bastante ruidosa sobre todo por la campaña que está haciendo y que además es interesante porque se permite decir aquellas cosas políticamente incorrectas que piensa de gran parte de la derecha y que Piñera no puede decir.

Por ejemplo, hace una defensa mucho más desfachatada de los militares procesados por violaciones a los derechos humanos, y mientras Piñera habla de cómplices pasivos, Kast dice que son perseguidos políticos. De esta manera, si yo fuera uno de ellos votaría por Kast y consideraría que Piñera es un traidor. También es mucho más explícito en la defensa de ciertos valores conservadores. Como sabe que pierde poco y puede ganar mucho dice las cosas como son o como las piensa. Incluso algunos dicen que Piñera es una especia de Demócrata Cristiano encubierto y Kast el verdadero representante de la derecha. Pero quizás hay que guardar el romanticismo para otra ocasión y votar por Piñera quien tiene que convencer a esa gente que está en la extrema derecha .

¿Sebastián Piñera quiere polarizar al país como dice el oficialismo?

Hay que distinguir entre lo que se puede hacer y lo que se quiere hacer. Hay mucha gente en la derecha que le gustaría deshacerlo todo, pasar la retroexcavadora a la retroexcavadora. Yo creo que no va a ser ese el caso y Piñera no va a pisar el palito ni prometer nada aunque algunos quieran cambiar todo. Piñera sabe que tiene que entrar a picar algunas cosas, otras las va a dejar como están.

Habrá que hacer cambios en las reformas tributaria y  educacional, pero no va a hacer otra reforma al binominal, no le va a quitar el voto a los chilenos en el exterior, y tampoco va a cambiar la ley de aborto porque son hechos consumados. Es muy raro que la derecha, ni aún teniendo mayoría parlamentaria quiera realmente echar pies atrás algunas de las reformas políticas o valóricas más emblemáticas de Bachelet. Si le van a meter mano a las reformas que tienen que ver con el ámbito económico social, pero a otras ni siquiera las van a tocar. Piñera no es tonto y sabe que no le conviene caer en ese juego.

Por Carola Oyarce para elmuro.cl

/psg