Hay un dicho popular que reza: “la práctica hace al maestro”; y de esto, se podría interpretar que el adquirir destrezas en cualquier disciplina que se elija llevar a cabo, demanda tiempo, espacio, compromiso, constancia y responsabilidad.

Es el caso del inglés, que se ha convertido en la destreza más solicitada a poner en práctica, tanto para la comunicación global, como para la obtención de un puesto de trabajo que genera beneficios considerables tanto profesionales como monetarios. Es a partir de esta necesidad, que surgen las preguntas ¿de qué manera se puede reforzar este idioma en casa?, o bien ¿es importante practicar del mismo a diario?

A continuación, Gabriel Indriago, Coordinador Académico de Privateachers.cl expone 5 consejos que ayudarán a reforzar este idioma en casa y poder mejorarlo cada vez más.

  • Disponer de tiempo para poner en práctica lo que sabes y has aprendido en inglés.

Es importante que se lleve un candelario semanal para la práctica del idioma, el cual puede ser de manera individual o bien incluir al resto del grupo familiar, por ejemplo, una vez que se llegue a casa y sea la hora del té, este momento puede perfectamente ser utilizado como el instante de inglés, o llamarle ” the happy hour” o “una hora feliz”, así no solo podrás se rencontrarse con sus semejantes, sino que se estará poniendo en ejercicio las habilidades para auto evaluar lo que se debe mejorar de las habilidades comunicativas: listening, speaking, reading, and writing.

  • Determinar un espacio en el que el ambiente solo sea en inglés.

Primero se debe elegir un lugar en la casa, oficina o espacio de estancia recurrente, en donde todo el entorno este cubierto de palabras claves en el idioma, especialmente aquellas que son las más usadas al momento de comunicarnos, o bien las que se nos hacen difícil de recordar o memorizar. Por medio de esta práctica el cerebro se irá habituando a ver a diario la palabra y grabarla en la memoria.

  • Sentirse Comprometido con el aprendizaje y mejoramiento del idioma.

El inglés y cualquier otra destreza que se quiera desarrollar, como las matemáticas, conducir un auto, nadar, e incluso hacer deportes, requiere que una intención y una motivación, que surge únicamente del individuo que se expone al proceso de enseñanza y aprendizaje, a propósito. Todo proceso de aprendizaje depende en un 60% del compromiso del estudiante. Debe haber disposición, práctica diaria, y espíritu de investigador.

  • Ser constante y disciplinado para el mejoramiento y habitúo con el idioma.

Benjamín Franklin dijo una vez: “la constancia obtiene cosas más difíciles en poco tiempo”; y tuvo razón al expresarlo, ya que todo lo que se hace con mayor determinación y con regularidad, vuelve más fácil de conseguir, pues se convierte en un hábito. Se recomienda que el estudiante disponga de al menos 30 minutos diarios para escuchar un audio en inglés, leer un artículo o simplemente comenzando una estrecha relación con el Diccionario de inglés (monolingüe o bilingüe) para la búsqueda de palabras y significados, del modo que le da uso al teléfono celular; el cual también debería ser utilizado como la herramienta de aprendizaje de mayor recurrencia durante el día.

  • Asumir la responsabilidad de la adquisición de un idioma desde la inversión del tiempo, dinero y recursos que involucra, para así obtener resultados beneficiosos.

Adquirir una segunda lengua, en este caso el inglés, también da más poder: a nivel comunicacional, de interacción con el resto de los países del mundo, cognitivo, socioemocional y laboral;  entonces se debe encarar la responsabilidad que genera el ser portador del título de bilingüe, ya que es fácil escribir este calificativo en las síntesis curriculares tanto como en perfiles de redes sociales. Si realmente se está dispuesto a asumir la responsabilidad del idioma inglés, es mejor hacer una buena inversión monetaria y de tiempo tomando un curso de inglés con profesores titulados o nativos con experiencia en el área de la enseñanza, que son los que te hacen que el nivel se mejore y al mismo tiempo, colaboren en enseñarle estrategias de aprendizaje para que pueda enfrentar la responsabilidad que tiene el estudiante consigo mismo, el cual debe estar involucrado en su mejoría.

 

/gap