En Universidad de Chile quedaron muy molestos por las condiciones en las que se encontraba la cancha del Estadio Nacional para el partido del miércoles, frente a Antofagasta y por las semifinales (ida) de la Copa Chile, que ganaron por 2-0.

Para el plantel de los azules, el pésimo terreno de Ñuñoa perjudicó en su juego futbolístico e incluso podría perjudicarlos para los encuentros de las próximas fechas en el Torneo de Transición 2017.

No se puede jugar en una cancha así. De arriba no sé cómo se veía, pero era una cancha muy dura, muchos hoyos, del área para qué hablar. Espero que no se repita la situación porque no se puede hacer el buen juego que nosotros mostramos y para el espectáculo no se puede ver una cancha así. Esperemos que se arregle porque en una cancha así no se puede hacer nuestro juego, que es de mucho toque y circulación de balón rápido”, indicó Sebastián Ubilla tras el partido.

Nos dificulta mucho el juego que hacemos nosotros y eso nos podría complicar para pelear los dos campeonatos“, añadió el capitán de los universitarios, Johnny Herrera.

/gap