Un hooligan se metió en una pelea entre ambos equipos y lanzó manotazos a los rivales, pese a que estaba con un niño muy pequeño y que incluso usaba chupete. De hecho los propios franceses lo encararon y le reprocharon su estúpida actitud.

Todo explotó en el segundo tiempo del duelo en el Goodison Park por la Europa League luego de una cobarde agresión del capitán local Ashley Williams, en contra del golero visitante Anthony Lopes. Los franceses ganaron 2-1.

Ver video:

/gap