Solo una empresa del Transantiago ha cumplido con el estándar de calidad de los buses en los últimos cinco años, según un informe del Directorio Metropolitano del Transporte Público (DTPM). El balance del “Índice de calidad de los vehículos” contempló la revisión de las flotas entre julio de 2013 y septiembre de este año.

Los resultados se conocen semanas antes de que el Ministerio de Transportes inicie la licitación para que nuevas firmas se integren al sector, con el fin de renovar el parque, sumar recorridos y un nuevo esquema de pago. Fuentes de la cartera sostienen que preocupa la situación, pues muchos de esos vehículos serán parte de la oferta técnica que harán las empresas durante la convocatoria.

El reporte muestra que solo Redbus alcanzó, en promedio, la nota exigida de un 0,85% en cinco años. La concesionaria Subus presentó la calificación más baja del sistema, con 0,57 puntos, mientras que Alsacia y STP obtuvieron un promedio de 0,59% del indicador.

Si se miran las notas de todas las firmas del Transantiago en ese periodo, estas no han llegado al estándar de calidad solicitado para los buses. Así, el mejor desempeño del sistema se dio en 2014 y 2015, luego empeoró en los años siguientes (ver infografía).

Impacto

¿Por qué el estado de los vehículos está bajo lo esperado? En la industria se explica que el vandalismo permanente tiene deteriorados los vehículos. El reporte dice que las mayores fallas detectadas tienen que ver con el estado de las puertas, el sistema de bloqueo de las mismas, la mala iluminación y vidrios, además de que no operan timbres o no hay extintor. En cambio, el estado de los neumáticos obtuvo la mejor nota. La antigüedad y las distancias recorridas por las máquinas afectan el estado de los vehículos. De acuerdo al Directorio del Transporte Público Metropolitano (DTPM), el próximo año deberán dejar de operar 394 máquinas, pues tienen un millón de kilómetros, el máximo permitido. En tanto, otros 12 serán sacadas por antigüedad.

Las concesionarias que no cumplen con los parámetros solicitados han sido multados por la autoridad con descuentos en el pago mensual. De acuerdo a cifras oficiales, se les ha descontado $ 1.573.040.554 entre 2013 y julio pasado.

Las revisiones de las máquinas son realizadas por un equipo del DTPM a una muestra de un 8,3% de la flota cada mes. En caso de faltas, se les sanciona con descuentos entre $ 2 millones y $ 57 millones, siendo $ 8.000.000 el promedio mensual. Si se repiten estos resultados cada tres meses se les aplica una multa adicional de hasta 100 UF, es decir, $ 2,5 millones.

Franco Basso, investigador del Observatorio de Movilidad Urbana de la UDP, sostiene que es clave la exigencia de renovación de la flota en la licitación. “Por eso es importante que se ponga un tope de antigüedad que fue fijado en cinco años. Hoy vemos buses que datan de 2007 en algunas empresas”. Añade que también hay irresponsabilidad de las firmas, porque tienden a no adquirir nuevo material rodante, lo que lleva a un deterioro.

Rodrigo Martin, académico del área del transporte de la U. de Santiago, añade que también el mal estado de las calles afecta los chasis y carrocerías, lo que genera deterioro.

En STP se explicó que se generan millonarias pérdidas por los daños que reciben los buses. La reparación de una máquina atacada puede costar un millón de pesos. Además, hay huellas imborrables en los vidrios, como grafitis hechos con ácidos y cal. Consultadas las otras concesionarias por este informe, no se refirieron al tema.

/gap