En forma unánime, la Segunda Sala de la Corte Suprema acogió el recurso de amparo presentado por la defensa de los ocho comuneros detenidos en el marco de la Operación Huracán, ordenando que se levante su prisión preventiva.

El vocero del máximo tribunal, Milton Juica, explicó esta mañana que se trata de una decisión técnica que no tiene que ver con el desarrollo del caso y que “no pasa por calificar el mérito de la investigación”, dejando de lado así cualquier cuestionamiento al Ministerio Público.En la misma línea de lo que adelantó La Tercera hoy, los magistrados determinaron que el problema estuvo en la argumentación de la jueza de garantía de Temuco Luz Arancibia para determinar la prisión preventiva de los ocho comuneros, imputados por una supuesta asociación ilícita terrorista para realizar una serie de atentados en La Araucanía.

“No cumplió con los mínimos adecuados para justificar una decisión de suma importancia (…) se advirtió una carencia de fundamentaciones ostensibles”, dijo Juica y enfatizó en que las personas tienen derecho a seguir su investigación en libertad y que la prisión preventiva se debe aplicar “sólo en casos excepcionales”.

Agregó que la Suprema está consciente de que miles de personas (2.018 este año) han estado en prisión preventiva para luego no ser condenadas: “Ese es un costo que el Estado no puede darse el lujo de ponderar y aceptar”.

Tras la resolución del máximo tribunal, el líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM) Héctor Llaitul, Ernesto Llaitul, Jaime Huenchullán, Rodrigo Huenchullán, Fidel Tranamil, Martín Curiche, David Cid y Claudio Leiva podrán seguir el proceso en libertad, a la espera de que el Ministerio Público decida si presenta o no nuevos antecedentes para solicitar la prisión preventiva u otra medida cautelar.

/gap