Dos años y siete meses después, finalmente la arista principal del caso Caval está llegando a su fin judicial, luego de que el fiscal regional de O’Higgins, Emiliano Arias, presentara ante los tribunales una acusación para fijar fecha de audiencia del juicio oral.

“Tenemos la convicción de que todas las personas que hemos acusado van a ser condenadas”, dijo Arias, quien pidió la “pena más alta posible” para los 10 imputados.

El hecho más grave asociado a la pena que se encuentra en esta acusación, es el de ventajas indebidas contemplado en la Ley de Quiebra, donde participa en calidad de autor Herman Chadwick. El delito tiene una pena de crimen, que parte en los cinco años y un día de presidio mayor en su grado mínimo, solicitados por la Fiscalía.

Además, en cuanto a delitos tributarios, se piden cuatro años por haber presentado ante el SII declaraciones maliciosamente falsas y 818 días por haber omitido la presentación de otras declaraciones ante el organismo, según consigna La Segunda.

Para Natalia Compagnon, la nuera de la Presidenta Michelle Bachelet, la Fiscalía pide una pena de cuatro años por declaraciones de impuestos falsas, aunque por tener irreprochable conducta anterior podría acceder a beneficios como libertad vigilada.

Para la empresa Caval, como persona jurídica, la acusación pide tres penas: pérdida de beneficios fiscales, prohibición de celebrar contratos con el Estado por cinco años y una multa de 20 mil UTM a beneficio fiscal (más de $900 millones). Además, acciones de publicación y comiso.

La Fiscalía pretende llevar 152 testigos (entre ellos, Ana Lya Uriarte, Sebastián Dávalos y Andrónico Luksic) y 20 peritos al juicio oral, que no debería durar menos de tres meses. El tribunal deberá fijar fecha para las audiencias de preparación del juicio oral.

El abogado Mario Zumelzu fue querellante en el caso desde el primer momento, y analiza esta etapa final.

– ¿Cuál es su evaluación de la investigación en el caso Caval?

– Ha sido una investigación extensa y acuciosa en que, en términos generales, estoy de acuerdo en la forma que se ha llevado y la tarea de la Fiscalía. El 29 de enero de 2016 fui muy crítico cuando se formalizó a Mauricio Valero por cohecho y no a Natalia Compagnon, ya que como socios de Caval ambos tienen el 50%. Hay una serie de declaraciones de Valero en que se comprueba fehacientemente que ambos estaban en el día a día de la sociedad, tomaban las resoluciones del destino de la sociedad y tenían injerencia en la administración. De manera que no se puede señalar que Mauricio Valero sea responsable de cohecho y no Natalia Compagnon. Creo que al fiscal Toledo le faltó carácter y fuerza para formalizar a la nuera de Bachelet. Eso lo señalé en su oportunidad y lo repito hoy.

Abogado: “no se puede señalar que Mauricio Valero sea responsable de cohecho y no Natalia Compagnon. Creo que al fiscal Toledo le faltó carácter y fuerza para formalizar a la nuera de Bachelet”

– El ex ministro Peñailillo dijo que Caval era “temas privados, entre privados”. ¿Fue así?

– Por el contrario, a lo largo de la investigación y ahora con la acusación, ha quedado demostrado de manera fehaciente que no era un negocio lícito de Caval, y tampoco era un negocio sólo entre privados, sino que había funcionarios públicos involucrados. Esta investigación sirvió para investigar y acusar a otras personas por otros ilícitos e irregularidades, como la arista Vial Concha, en cómo se estafó a Gonzalo Vial Concha por parte de Compagnon y Valero. Esa es una arista que hoy no es objeto de acusación ni en lo inmediato de juicio oral, pero pronto lo será y en esa arista Natalia Compagnon sí arriesga una pena efectiva. En cuanto a la causa matriz, se determinó la ilicitud del actuar de la nuera de Bachelet y de Valero, y sirvió para acusar otros delitos que se fueron descubriendo en el curso de la investigación.

– Sebastián Dávalos quedó fuera de toda imputación. ¿Qué opina?

– Por algo la Fiscalía se ha negado a sobreseerlo. En lo inmediato no es materia de la acusación de la Fiscalía, pero no está sobreseído. Hay cosas que, si bien se han investigado, no se han logrado acreditar, pero siempre he creído y tenido la convicción de que Bachelet sí sabía de los negocios de Caval. No sólo eso, además, tuvo algún grado de influencia directa o a través de otras personas para que Caval haya conseguido ese crédito. No olvidemos que el crédito que obtuvo Caval para comprar el terreno de Machalí en $6.500 millones se lo negaron los bancos Itaú, Santander y Chile en una primera instancia, y se le otorgó un día después de que Bachelet fuera electa Presidenta. El banco le dio un crédito a una empresa que no tenía los flujos suficientes ni garantías. Tan raro como que Luksic contrate a Natalia Compagnon, que es cientista política, sin ninguna mayor experiencia en temas de permiso de impacto vial o en las diferentes autorizaciones que puede necesitar una planta de CCU en Quilicura. ¿Por qué Luksic la contrató para esos fines? La única respuesta que se me ocurre es que era la nuera de la Presidenta, y ella prometió o Luksic pensó que podía tener las influencias suficientes como para obtener esos permisos.

Abogado: “Siempre he creído y tenido la convicción de que Bachelet sí sabía de los negocios de Caval. No sólo eso, además, tuvo algún grado de influencia directa o a través de otras personas para que Caval haya conseguido ese crédito”

– ¿Cree que la Fiscalía ha tenido un trato diferente con Dávalos y Compagnon?

– Sin duda. La Fiscalía compró la tesis de que Dávalos se dedicó a mirar cuadros en la oficina de Caval, los muebles o las plantas y casi era un personaje que pasaba desapercibido. Creo que no fue así. Pero hubo una protección de Valero y Compagnon respecto de Dávalos. Y a la Fiscalía le faltó fuerza para formalizar a Compagnon por el delito de cohecho.

Abogado: “La Fiscalía compró la tesis de que Dávalos se dedicó a mirar cuadros en la oficina de Caval, los muebles o las plantas y casi era un personaje que pasaba desapercibido”

– ¿Se tiene claridad sobre cuál era el giro real de Caval?

– Queda absoluta y totalmente claro que lo que vendía Caval era la influencia política de la nuera de la Presidenta de la República, y de Sebastián Dávalos.

Por Uziel Gómez Padrón para ellibero.cl

/psg