En medio de la inquietud transversal de la clase política por las altas cifras de abstención de los últimos procesos eleccionarios, el senador UDI Hernán Larraín (foto)y el candidato a diputado del mismo partido Jorge Alessandri redactan por estos días una propuesta -que aspira a convertirse en proyecto de ley- para instaurar en Chile un modelo de votación electrónica similar al que se utiliza actualmente en Estados Unidos.

La iniciativa plantea un sistema donde los electores concurran a los locales de votación solo con su cédula de identidad, que será introducida en un lector para su validación. Efectuada la autentificación, se le asignará la unidad computacional donde tendrá acceso al voto en formato digital y deberá validar sus opciones en un proceso de doble control, más un registro final al “sellar” el voto. Concluido el ejercicio, automáticamente “la terminal” realiza la impresión del comprobante y código único, el cual se deposita en una urna de respaldo.

Los autores de la propuesta señalan que las principales ventajas del proceso es que sería más eficiente y eficaz que el actual, ya que el resultado se obtendría de manera automática al liberar la base de votación. Además, se terminaría con las filas en los locales de votación y no requeriría del proceso actual de constitución de mesas, verificación de identidad cotejado con actas y libros, firma y explicación del correcto uso y doblado de la o las papeletas. Según detalla la propuesta, también disminuiría la posibilidad de cometer fraude electoral “por tratarse de un mecanismo automatizado y electrónico que no requiere de la manipulación humana”. Y aumentaría la fiscalización, “al aliviar las funciones del Servicio Electoral, funcionarios municipales y miembros del Ejército durante el proceso eleccionario”.

De acuerdo con la propuesta, el elector inscrito en una comuna podrá sufragar en cualquier local de votación habilitado del país e incluso en el extranjero. “El sistema automáticamente habilitará la papeleta correspondiente a su circunscripción electoral”, señala el documento.

Alessandri entregará en la mañana de hoy la propuesta en La Moneda y espera reunirse pronto con el ministro Mario Fernández. Un paso clave ya que una iniciativa de este tipo requiere del patrocinio del gobierno para convertirse en ley. “Tenemos que aunar voluntades para implementar este cambio de manera urgente. Esto se trata de revertir la abstención y facilitar el proceso de votación. Habrá más días para acudir a los lugares de sufragio, ya que las mesas abrirán de viernes a domingo. Será una revolución para nuestra democracia”, sostiene Alessandri, quien en 2016 organizó la elección interna de la UDI bajo un mecanismo similar.

“El éxito que tuvimos fue reconocido por el consejo del Servel. Nos acompañaron algunos de los miembros en el escrutinio final… Es una señal muy poderosa de que las cosas se pueden hacer en el ámbito de la política ahora”, asegura Larraín, quien era presidente de la UDI en esa ocasión.

/gap