Sin medias tintas, como es habitual, Cristián Labbé rechaza la tesis de Chile Vamos de votar en primera vuelta por Piñera para asegurar el triunfo de la centroderecha en las próximas elecciones. Afirma que Kast representa de mejor forma las ideas de sociedad que él comparte.

Dice que no puede hablar por la totalidad de los militares en retiro, pero estima que el discurso del diputado debiese interpretar de mejor forma a ese mundo que los otros candidatos. Agrega que tildar a Kast de ultraderecha es una maniobra de la izquierda para descalificarlo.

¿Se siente identificado con la candidatura de José Antonio Kast?

Kast está cumpliendo un papel bastante importante en estas elecciones. Así que voy a votar por él.

¿Lo identifican sus propuestas?

El representa las ideas de la sociedad que yo postulo. Es una persona joven que tiene la fuerza de la renovación, y me parece que ha sido claro en decir su verdad.

¿Este es un sentir de todos los militares en retiro?

Hablo por mí. No puedo proyectar mi opinión. Pero su discurso debiese encontrar mucho más eco en el mundo militar, que otros candidatos. Pero no soy quien para representar esa opinión.

¿Qué le parece el llamado al voto útil que hacen desde Chile Vamos?

Son interpretaciones con el ánimo de llevar agua a su molino. No le doy mayor validez. No existe el voto útil, existen los tontos útiles.

¿Es Kast un candidato de ultraderecha como lo califican algunos?

Esa es la forma que tiene la izquierda para descalificar las derrotas que ha tenido en Austria, Francia, Alemania y diferentes partes del mundo. La mejor forma que tienen para descalificar es decir que es de ultraderecha. Con eso queda estigmatizado un segmento, y el resto que es cobarde se arranca.

Pero si uno lee los postulados de muchos de esos planteamientos, corresponden a una sociedad libre, a la interpretación del hombre como elemento central de la sociedad, y que ve al Estado como un elemento colaborativo. Pero aquí nada de eso se discute. La mejor forma es estigmatizar que es de extrema derecha.

Es probable que Kast no pase a segunda vuelta. En ese caso, ¿está dispuesto a votar por Piñera?

La segunda vuelta es la segunda vuelta.

¿Lo va a evaluar en ese momento?

La segunda vuelta es la segunda vuelta.

¿Qué opina del suicidio de un ex oficial de la Fach cuando iba a ser detenido por una causa de derechos humanos?

Lamentable. Eso demuestra la sensación de impotencia que tiene gran parte de los militares que están siendo procesados por la inexistencia de un juicio justo y una verdadera justicia, y más bien la sensación de que hay un espíritu de revancha. Eso genera desesperanza en gente que ha hecho una vida después de cuarenta y tantos años, y que para ellos no existe la prescripción como ha existido para los terroristas. Para ellos no existe indulto como existe para los terroristas. Hay terroristas confesos como el señor Tellier, y no les pasa nada.

Mientras hay militares que no han tenido el debido proceso, y están en la cárcel. Eso genera desesperación y hay personas que llegan al límite del suicidio.

¿Kast ha reivindicado la voz de esos militares?

Kast representa lo que es la verdad de la sociedad, y no la postverdad de la política. Él está hablando con la razón, y los políticos tradicionales están hablando con la emoción. Son dos cosas que no se condicen. Así que tengo muy claro que votaré por Kast.

Cierre de Punta Peuco

El gobierno había dado señales de que cerraría Punta Peuco en septiembre, pero no lo ha hecho. ¿Usted tiene la esperanza de que eso no ocurra?

Uno siempre tiene la esperanza de que opere la racionalidad. Uno espera que alguien pueda frenar la revancha, la irracionalidad y el no sentido antes de que se concrete. Espero que no ocurra.

Si llega la centroderecha nuevamente al poder, ¿espera que termine ese revanchismo que usted señala?

Por el bien del país espero que la sociedad se una hacia adelante con un proyecto de causas generales, pero veo que eso no está presente hoy en la discusión política de estas elecciones. Ojalá llegue algún día una lista que una, que piense en la causa país, y que no piense en las menudencias que nos separan.

¿Actualmente no ve liderazgos en esa línea?

Ninguno. El que más se acerca es Kast, pero la contingencia y los medios lo arrastran, y entonces uno comprueba que cada vez que hay un programa de televisión o foro terminan los candidatos enredados en enfrentamientos personales, y no se pueden proyectar visiones más macro, seductoras y que unan.

Aquí lo que se observa es el poder por el poder, y hoy se debe conquistar el poder. Pero no hay una causa.

El candidato presidencial de izquierda, Eduardo Artés, señaló hace poco que “el paso de una sociedad a otra no es algo que sea en forma pacífica”. ¿Qué le parece esa opinión?

Eso no merece comentario. Son paranoias del siglo XVIII.

¿Ve a algún candidato de izquierda más moderado que otro?

No, son parte de la misma torta. Quizás uno se extraña que la Democracia Cristiana, siendo un partido que tradicionalmente, la vieja falange, la de los hombres grandes como digo yo, que apoyaron a los militares en 1973, y que mantuvieron la defensa de la democracia en el período previo al 73, vaya a votar por Alejandro Guillier apoyado por los comunistas, o por una izquierdista dura como Beatriz Sánchez.

Más bien pienso que la DC va a optar por un voto oculto, silente.

Por Carlos Cuadrado S. para elmuro.cl

/psg