Al inicio del consejo nacional DC, la directiva reiteró algo que planteó la semana pasada el vicepresidente Matías Walker: no habrá libertad de acción sobre qué postura asumir en segunda vuelta, en caso que Carolina Goic no llegue a esa instancia.

Según los asistentes a la cita -que congrega a alrededor de 35 dirigentes-, algunos plantearon que si Beatriz Sánchez llega a un balotaje, la DC no debería respaldarla.

El debate es parte de lo que ha discutido la colectividad en las últimas semanas, en medio de los intentos de Alejandro Guillier por lograr un apoyo recíproco, compromiso que ha sido evitado por los máximos dirigentes DC, pese a la presión interna. En ese contexto, en caso que Goic no pase a segunda vuelta, la DC decidió seguir dos caminos: si es Guillier quien pasa a segunda vuelta, se realizará un consejo nacional el 20 de noviembre, un día después de la elección. Sin embargo, se resolvió que si Sánchez llega a esa instancia, el partido no tomará la definición el día después de los comicios, y convocará a una junta nacional, máxima instancia de resolución política.

Con la definición adoptada en el caso que sea Guillier quien llegue a segunda vuelta y que, por lo tanto, el consejo nacional defina qué postura tomar, la DC mantiene la negativa a entregar una señal previa al 19 de noviembre. Y también desecha la idea de que una junta nacional resuelva qué hacer, idea que ha sido promovida por Gutenberg Martínez.

/gap