El arribo del buque de pasajeros “Zaandam” al puerto de San Antonio marcó ayer el inicio de la temporada de cruceros en la V Región y por primera vez Valparaíso no fue protagonista.

La nave de la compañía Holland America Line atracó a las 6:45 horas en el sitio 1 del muelle Costanera Espigón, con la ayuda de dos remolcadores, con 1.315 pasajeros a bordo. De ellos, 568 bajaron con el propósito de viajar al aeropuerto de Santiago para dar fin a un viaje que partió en San Francisco, EE.UU., mientras 747 prosiguen con destino final a Buenos Aires, Argentina.

Hubo notorios adelantos en relación a la recepción del último crucero de la temporada pasada, el “Norwegian Sun”, cuando San Antonio debió enfrentar por primera vez en su historia uno de estos buques de turismo. Un terminal habilitado en un galpón de 3.600 m {+2} y dotado de 46 counters , 600 asientos, oficinas para policía internacional y servicios públicos, seis escáneres y wifi gratuito cobijó a los pasajeros en sus trámites de tránsito en vez de la carpa desplegada en la ocasión anterior.

Una nueva área de estacionamientos permitió a los buses y taxis recoger y dejar a los pasajeros dentro del terminal.

Otra de las incógnitas que se comenzaron a despejar ayer fue el impacto que el nuevo punto de recalada tendrá en Valparaíso, que la temporada 2017-2018 bajará la atención de cruceros de 39 a 14, mientras se estima que San Antonio atenderá 25, de los cuales 22 ya están confirmados.

El conflicto en Valparaíso entre la empresa portuaria, el concesionario Terminal Pacífico Sur y los estibadores causó preocupación en la industria de cruceros y la mayoría de las empresas prefirió San Antonio.

Las estadísticas de Destination Management Chile (DMC), principal operador receptivo de turismo de cruceros en Chile, indican que la recalada de “Zaandam” originó 475 excursiones guiadas, de las cuales 284 (60%) tuvieron como recorrido la provincia de Valparaíso (los cerros del puerto y Casablanca). Otras 126 (27%) tuvieron como destino Santiago, mientras que 65 turistas (14%) tuvieron como escenario la provincia de San Antonio, y partieron al llamado Litoral de los Poetas y viñas cercanas.

“San Antonio todavía no es un producto conocido como lo es Valparaíso. Basta “googlear” ambas ciudades y ver las diferencias, pues los atractivos de la ciudad Patrimonio de la Humanidad están consolidados”, aseveró el gerente general de DMC, Claudio Nast.

Pero esto no quiere decir que el puerto no haya sentido sus consecuencias. La mayor parte de los 840 pasajeros libres que no tomaron tours y que resolvieron bajar del barco optaron por el paseo Bellamar de San Antonio y sus alrededores, en vez de Valparaíso.

Las cuatro horas que tenían para recorrer el puerto y regresar a la nave pesaron en la decisión de muchos.

“Fuimos al mall , caminamos tres cuadras y nos devolvimos”, comentó la turista colombiana Patricia Bello, acompañada de la mexicana residente en Canadá Margarita Inkster. “Valparaíso y Viña del Mar son muy lindas y mundialmente famosas, pero el tiempo no nos alcanzó”, expresó, señalando que es su primera vez en Chile.

En tanto, parte de los 600 pasajeros que ayer debían abordar el “Zaadam” para iniciar su crucero incrementaron la demanda hotelera de San Antonio. “Anoche (noche del domingo) incrementamos nuestra demanda en 35%”, señaló el gerente del hotel del Casino, Juan Carlos Maldonado. El ejecutivo admitió, eso sí, que no registraba reservas de pasajeros desembarcados que optaran por quedarse en la zona.

Los canadienses Ron y Noel acotaron que “San Antonio es una ciudad interesante, pero no se puede comparar a Valparaíso”.

/gap