El gobierno argentino, mediante un comunicado, expresó su preocupación por el violento ataque del que fue objeto la embajada de esa país en Chile anoche tras las violentas protestas por la muerte del activista Santiago Maldonado.

La protesta fue protagonizada por alrededor de 150 encapuchados que llegaron la tarde ayer a la sede de la embajada de Argentina en avenida Vicuña Mackenna 41 para demandar justicia por la muerte del joven, cuyo cuerpo fue encontrado flotando en el río Chubut.

Sin embargo, la marcha se tornó violenta rápidamente y un grupo arrojó piedras y objetos prendidos hacia el jardín de la sede diplomática. Incluso, intentaron quemar un bus del Transantiago.

/gap