Con cuarenta minutos de retraso comenzó el debate, programado a las 18 horas, y cuando se esperaba ver por lo menos a seis de los candidatos, sólo dos llegaron al escenario del edificio del Ex Congreso Nacional de Chile. Marco Enríquez-Ominami partió pidiendo disculpas por su atraso, recalcando que Beatriz Sánchez, la otra asistente, había llegado puntual.

La conversación tenía como objetivo que los candidatos se pronuncien sobre sus propuestas en políticas de género, discusión de la cual los candidatos de la derecha se excluyeron de pleno, sin dar explicaciones.

De los seis que se esperaban, Alejandro Guillier se quedó en el Congreso para discutir la ley de fármacos. Alejandro Navarro y Carolina Goic también estaban ahí, y sólo ella mandó una nota para pedir disculpas por su inasistencia. Beatriz Sánchez y Eduardo Artés llegaron puntuales, pero el último se restó del encuentro al ver que no iba a poder debatir con Guillier. Más tarde llegaría Marco Enríquez Ominami, quien junto a Sánchez llegaron a la larga mesa que los esperaba a todos.

“Me apena mucho que seamos solo 2 de los candidatos acá. Es una agenda importante”, dijo Sánchez al respecto.

¿A quienes dejaron plantadas? A 300 mujeres asistentes y 17 organizaciones feministas que esperaban escuchar sus propuestas. Las preguntas de las asistentes pasaron desde la especial atención a enfermedades como el VIH, la discusión sobre el aborto, y cada uno tuvo suficiente espacio para presentar sus propuestas a una receptiva audiencia.

#DebateMujeres se volvió trendic topic en Twitter, donde la mayoría expresó su indignación frente a la ausencia de los candidatos y su disposición a debatir.

/Escrito por Beto Arán para recital.cl

/gap