A los 89 años entró al penal Punta Peuco a cumplir una pena por una causa de Derechos Humanos. Estaba en pijama y zapatillas de levantarse. Eso fue considerado un trato vejatorio por su familia y por los uniformados en retiro de las Fuerzas Armadas y de Orden.

Se trata del general (R) Héctor Orozco, ex director de Inteligencia del Ejército y ex director de TVN, quien pasó a ser parte de los internos del polémico penal de Til Til.

Hoy su hermano, el popular ex presidente del club Deportivo Universidad de Chile (1991-2004), René Orozco, alzó la voz para denunciar que a su juicio “la justicia, en los ex militares acusados por casos de Derechos Humanos, está operando en forma torcida”.

El nefrólogo relató que su hermano estaba con un deterioro mental muy avanzado y que incluso se había olvidado que tenía mamá.

“Está en condiciones absolutamente deplorables, no conoce a la gente, no conoce a nadie. Al llevarlo preso en esas condiciones, ya la justicia se transforma en venganza, que es lo que está pasando. Que se castigue a las personas en el momento en que no se dan ni cuenta, deja de ser justicia”, dijo entonces.

Ahora asegura que después de esas declaraciones la gente se acercaba a saludarlo, porque “se dan cuenta que la verdad es lo único que puede mejorar un país que está con este desastre político.

Aquí las culpas son compartidas”. El ministro Jaime Arancibia, de la Corte de Apelaciones de Valparaíso, condenó al general (R) Orozco a 10 años y un día de presidio por dos homicidios calificados ocurridos en diciembre de 1973.

/gap