Empieza la última etapa del verano y, para muchos, se acerca la vuelta al trabajo y la rutina, mientras que otros ya están de vuelta. No es una tarea fácil, pero se puede mantener el buen ánimo adquirido en las vacaciones.

“Si bien en muchas instancias, las vacaciones son en sí muy estresantes, el solo hecho de tener que reintegrarse a una rutina con responsabilidades y exigencias, genera ansiedad. Esto se puede manifestar psicológicamente, con irritabilidad, desgano, resistencia a ejecutar tareas específicas y, físicamente, con síntomas como insomnio, estreñimiento, alergias e incluso gripes”, explica Josefina Guzmán, psicóloga de Clínica INDISA.

Está demostrado que hacer deporte es bueno para contribuir a bajar el estrés, por lo que el ejercicio será uno de tus aliados para combatir la depresión post vacacional. Además, una buena alimentación y las horas de descanso apropiadas son indispensables para mantener un buen estado de ánimo.

Finalmente, todo está en la actitud. “Las personas se contaminan con la ‘mala onda’. Es esperable que no se quiera volver al trabajo porque hay una percepción asociada a lo agradable de seguir descansando, sin embargo, el trabajo contribuye enormemente a la salud mental en la medida que nos hace sentirnos útiles y nos impulsa a armar proyectos y metas personales”, asegura la especialista.

 

Consejos para hacer más fácil el regreso al trabajo:

  • Prepárate para regresar a la oficina. Reserva los días finales para la adaptación, empieza a revisar tu correo y ve los pendientes que tendrás para no sobrepasarte el primer día.
  • Mantén una actitud positiva. El buen humor es clave para no caer en el estrés.
  • Prioriza las tareas. Usa la primera semana para organizarte y jerarquiza los pendientes.
  • Deja el trabajo en la oficina.No te lleves trabajo para la casa, eso le quitará la magia al descanso de las vacaciones.