Este es el testimonio de una mujer que decidió compartir sus experiencias para que la gente sepa diferenciar entre tener sexo y hacer realmente el amor.

Kathryn Sutherland autora de este análisis decidió publicar esta explicación en su blog con el que muchos entendieron y aseguraron que sí hay un elemento diferenciador:

Ella detalló las diferencias entre una y otra clasificadas por momento y lugar y aquí te las explicamos:

La primera vez: “La primera vez que haces el amor con tu pareja es, por lo general, un momento muy especial. Se planea por adelantado, sobre todo en las relaciones nuevas. Hay un juego previo muy sensual y sus cuerpos encuentran su espacio perfectamente”.“Si es tu primera vez con alguien y solo van a tener sexo, es probable que sea espontáneo. Tu compañero puede que no sea tu novio, ni siquiera quien te gusta y la decisión de hacerlo es, con frecuencia, meramente un impulso hormonal”.

 

El escenario: “Si estás por tener sexo en una habitación llena de velas, sobre una cama cubierta de pétalos de rosa, harás el amor. En cambio, si estás por cerrar el trato en la parte trasera de un carro, en el baño del avión, en un elevador o cualquier otro escenario compacto (donde podría haber repercusiones legales), entonces es sexo”.“Hacerlo (amor/sexo) al aire libre, sigue siendo un área gris. Seguro el sexo en la playa o en el bosque puede sonar romántico, pero cuando la tierra o la arena interfieren, el ambiente cambia por completo”.

 

El momento después: “Hacer el amor incluye orgasmos mutuos, seguidos de abrazos y caricias. Si estás en una relación, el comportamiento de tu novio después del coito incluye quedarse dormido o la frase ‘estuvo muy bien’, así no sea el caso”. Es más común tener sexo que hacer el amor. Por eso, la gente valora más hacer el amor que aquellas relaciones de una noche.

 

Este tema, sin lugar a dudas, resulta complicado, porque da lugar a muchas opiniones diferentes, por lo que es importante que tengan bien claros sus ideales: no hay una única opción correcta. Por eso el sexólogo Martín Pardo resume estas acciones en esta frase:

 

“La química es algo que solo se puede crear cuando estás en el proceso de enamorarte de una persona. Puedes tener atracción sexual por alguien, pero no esa química que implica ciertos sentimientos y que te permite diferenciar entre tener sexo y hacer el amor. Ninguno de los dos actos es mejor o peor, depende de lo que deseas y los sentimientos que tienes por la persona. La ventaja de estar enamorados es que pueden olvidar las diferencias entre hacer el amor y tener sexo, y elegir el que más placer les brinde para el momento que se encuentren”.

 

 

/Panorma.com.ve

/gap