Unos días atrás se extendió en Twitter la etiqueta #StopPseudociencias. Aunque nunca nos ha faltado una buena provisión de sanadores, charlatanes y vendedores de crecepelos, se diría que en los últimos tiempos nos ha invadido una avalancha de pseudociencias en todos sus formatos y versiones; un fenómeno tal vez ligado a otros como el aumento de las teorías conspirativas, el auge de la cultura New Age y la moda de lo oriental, todo ello pasado por el amplificador de internet y las redes sociales.

Las pseudociencias suelen tener en común que sus practicantes y creyentes las presentan como ciencia, sin que en cambio les importe que no sean científicamente demostrables; la Enciclopedia de Filosofía de Stanford lo resume como “no ciencia posando como ciencia”. Y esas poses a veces llegan a lo radicalmente absurdo, como en estos ejemplos.

La quiromancia, o lectura de manos, es una forma de fisiognomía, el conjunto de pseudociencias que pretenden adivinar la personalidad, el pasado y/o el futuro a través de los rasgos físicos de una parte del cuerpo. Y si se puede elegir la parte, ¿por qué no el culo?

Jacqueline Stallone.

Jacqueline Stallone. celebrityabc Flickr

A esta pregunta responde Jacqueline Stallone. La madre del protagonista de Rambo es la figura mundial más prominente de lo que en inglés se denomina rumpology, traducible literalmente como nalgología o gluteología. En su web, Stallone afirma que se trata de un “arte que se practicaba en la antigua Babilonia, India, Grecia y Roma”, sin ofrecer ninguna prueba de ello. La también astróloga, extrapecista, excorista, expeluquera, exgimnasta televisiva y expromotora de wrestling –un “vasto despliegue de talentos”, según su hijo Sylvester– asegura que leyendo las “líneas, grietas, hoyuelos y pliegues de los glúteos” es capaz de adivinar el carácter, el pasado y el futuro.

Es más: Stallone asevera que las nalgas izquierda y derecha revelan respectivamente el pasado y el futuro, una organización muy conveniente; mientras que la hendidura interglútea representa “la división entre el ying/yang, bien/mal, luz/oscuridad”. En lo que respecta a ese abismo donde el sol no luce, dice que los banqueros suelen tenerlo corto; los abogados, largo; los políticos, ancho; los policías, estrecho. Que cada cual saque sus conclusiones. Stallone ofrece informes completos por 600 dólares; 300 por medios informes. Da un nuevo sentido a la palabra “oráculo”.

Unos marmóreos cuartos traseros.

/español

/gap