La Araucanía ha sido una preocupación electoral constante en Chile Vamos. Es una de las dos circunscripciones -junto con Valparaíso- en que compiten candidatos autodenominados “piñeristas” fuera de pacto: la senadora de Amplitud Lily Pérez, en la Quinta Región, y el diputado ex RN José Manuel Rojo Edwards, quien busca llegar al Senado justamente disputando un escaño por la Novena Región.

Se trata de la cuarta circunscripción más importante del país en cuanto a tamaño del padrón electoral y donde ambas coaliciones tradicionales -oposición y oficialismo- se encuentran desplegando toda su maquinaria para competir por los cinco escaños en disputa. Es decir, también es una de las 10 regiones donde se rompe el binominal.

Hasta el momento, los proyecciones de ambos sectores coinciden: de los cinco senadores que deberán ser electos, tres serían de la coalición de Sebastián Piñera, un cuarto de la DC y el último un PPD.

Sin embargo, dicen en la Nueva Mayoría, existe un riesgo para Chile Vamos que podría beneficiar a la Nueva Mayoría: que Edwards provoque una dañina dispersión de votos en la centroderecha que permita al oficialismo conseguir tres de los cinco escaños, con un triunfo adicional para la DC. En el PPD, de hecho, señalan que en las últimas semanas el diputado ex RN ha “agarrado vuelo” en los sondeos, cuestión que es totalmente descartada por Chile Vamos.

Las chances del oficialismo también se verían favorecidas, dicen, por las pocas expectativas que tienen los candidatos del Frente Amplio que en su lista levantó, entre otros, al vocero del Consejo de Todas la Tierras, Aucán Huilcamán.

En RN los pronósticos apuntan a que de los tres senadores electos que obtendría Chile Vamos dos serán de su partido: el diputado Germán Becker y el actual senador José García Ruminot), además del diputado de Evópoli Felipe Kast.

En la UDI, en tanto, creen que el bloque será representado por Becker, Kast y el diputado gremialista Gustavo Hasbún.

Factor Edwards

El revés que podría significar la candidatura de Edwards ha sido analizado en el propio comando presidencial de Chile Vamos, desde donde han manifestado su descontento con la campaña del diputado, quien se ha presentado a la ciudadanía como el “candidato de Piñera” junto a la fotografía del abanderado.

“Yo, en todo Chile, y también en La Araucanía apoyo a los candidatos de Chile Vamos y solo a los candidatos de Chile Vamos. En consecuencia, el hecho de que un candidato que no es de Chile Vamos esté usando mi imagen es un abuso de confianza”, manifestó el propio ex jefe de Estado el 2 de octubre pasado.

En la centroderecha la preocupación es obtener mayoría en la Cámara y en el Senado, pese a que reconocen que es una tarea difícil, por eso La Araucanía, junto a Valparaíso, son dos de las zonas que más temen perder.

“Esta es una elección muy competitiva, tanto en nuestro sector como en el oficialista. Creo que Chile Vamos elegirá a tres senadores, yo soy uno de ellos y la DC sacará a uno”, señaló García Ruminot al comentar las posibilidades de cada bloque político en los comicios de noviembre.

La campaña en la derecha en la zona ha sido intensa, recalcando las diferencias con el gobierno respecto de la forma de enfrentar la violencia en la región.

“Aquí el gran desafío es volver a crear empleos, y lograr la paz en la región para reactivar la inversión”, comentó, al respecto, Kast.

La batalla del voto a voto en la DC

“Es un panorama incierto”, responden al interior de la DC cuando toca hablar sobre la circunscripción de La Araucanía. Y es que son dos figuras reconocidas al interior de la colectividad los que compiten por la misma zona: el diputado y consejero nacional Fuad Chahín y el ex intendente por la región Francisco Huenchumilla.

Ambos han reconocido en privado a sus colaboradores que, en el caso de que hubiesen ido en una lista única junto a los partidos de la Nueva Mayoría, lo más probable es que la dupla hubiese sido electa, pero hoy los pronósticos son otros.

“Lo que atenta en contra de la votación de la centroizquierda es que va dividida en muchas listas y eso no nos favorece. Entonces lo más probable es que, por haber ido separados, el oficialismo saque solo dos candidatos electos”, se lamenta Huenchumilla.

Ante este escenario, tanto Chahín como el ex intendente se han desplegado por cada una de las comunas de la región en busca del voto que aún se mantiene en duda.

“Es más o menos evidente que la derecha va a sacar tres senadores y que la centroizquierda va a elegir dos, y puede ser cualquiera de los tres que estamos en la pelea”, dijo Chahín, aludiendo también al postulante de la Fuerza de la Mayoría, Jaime Quintana (PPD).

De esta manera, el ex intendente fijó como estrategia priorizar el trabajo territorial, así como también aumentar la aparición en medios regionales para la difusión de sus propuestas; mientras que el diputado por Victoria seguirá el trabajo en conjunto con los cinco alcaldes de la zona que lo respaldan y con los dos diputados que apoyan su opción: Mario Venegas (DC) y Fernando Meza, este último del Partido Radical.

El desafío de Quintana

El 15 de julio pasado, mientras participaba del consejo regional en Temuco, el senador Eugenio Tuma sorprendió a sus pares con un anuncio que dejó a todos intranquilos. A cuatro meses de la elección parlamentaria comunicó su decisión de no repostular a su escaño en la otrora circunscripción de la Novena Región Sur. Tuma no socializó previamente su determinación ni con la cúpula del PPD -partido en que milita- ni con su compañero de competencia, el ex presidente del partido y senador por la antigua Novena Norte, Jaime Quintana, dejando en un complejo pie al oficialismo en una región (fusionada ahora en una sola circunscripción) que es reconocida por la fuerza electoral de derecha, llegando a ser un bastión para la candidatura presidencial de Sebastián Piñera.

Tuma esgrimiría razones personales para alejarse del Parlamento tras 23 años como diputado y senador. Entre quienes buscan la elección por la zona está Hasbún, quien está emparejado con la hija del senador, Romina Tuma.

Sorprendidos por la definición de Tuma, quien obtuvo 74.207 votos (el 29,08%) en la elección de 2010, el partido actuó rápido y puso en su reemplazo al ex director de la Conadi, Alberto Pizarro, cercano a Quintana.

Además de Pizarro -dicen en el conglomerado- la postulante del Partido Socialista, Flor Domínguez, fortalecería la reelección de Quintana para convertirse en la carta que represente al pacto la Fuerza de la Mayoría (PS, PPD, PR y PC) en La Araucanía.

De acuerdo con sondeos que manejan en la Fuerza de la Mayoría, Quintana tendría chance de alcanzar un escaño junto a una figura de la DC, sin descartar un tercer escaño por el factor Edwards y la ausencia de candidatos competitivos del Frente Amplio.

/gap