Con una dura noticia se despertó el fútbol colombiano este viernes. Alejandro Peñaranda Trujillo fue asesinado en Cali mientras estaba en una fiesta con algunos de sus compañeros del América de esa ciudad, en la casa de Cristián Borja, jugador del Santos Laguna mexicano.

Peñaranda se encontraba a préstamo en el equipo de Cortuluá, pero había aprovechado el inicio de las vacaciones para compartir con sus ex coequipos. En medio de los festejos, apareció un individuo que comenzó a disparar contra los invitados, dando muerte a Peñaranda e hiriendo a Heissen Izquierdo.

/gap